En primera persona: “No tengo edad suficiente para ser mujer”, dice un adolescente víctima de trata

Elisabeth, que ahora tiene 16 años, se encuentra de nuevo con su familia en Burundi.

En primera persona: “No tengo edad suficiente para ser mujer”, dice un adolescente víctima de trata

© OIM 2021/Lauriane WolfeElisabeth, que ahora tiene 16 años, se encuentra de nuevo con su familia en Burundi.    11 Agosto 2021Derechos humanos

Una adolescente, que fue vendida por el precio de unas cervezas para uso sexual cuando tenía doce años, cuentea a la ONU su desgarradora historias de cómo la traficaron entre Burundi y Tanzania, y los abusos que sufrió.

En Burundi se han identificado unas mil víctimas de trata de personas del 2017 a la fecha, según datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Elisabeth (cuyo nombre no es real) es una de las afortunadas ya que sobrevivió a la terrible experiencia y recibió ayuda de la agencia de la ONU para regresar a su hogar en Burundi.

La joven contó su historia por primera vez antes del Día Mundial contra la Trata de Personas, que se celebra anualmente el 30 de julio.

“Mis padres se separaron antes de que yo naciera y mi madre se volvió a casar estando embarazada de mí. Pero su nuevo esposo le dijo que me dejara con mis abuelos porque yo no era su verdadera hija.

La vida era difícil con mis abuelos, no había qué comer. Decidí irme y quedarme con un amigo. Allí supe de una mujer en el pueblo que podría llevarme a través de la frontera hacia Tanzania, donde podría trabajar.

Sabía que ahí no iba a ganar dinero, pero habría comida en la mesa y una cama. La mujer que me trajo de Burundi empezó a pedirme que robara plátanos de las propiedades de los vecinos y me amenazó con echarme si me negaba.

Otra familia de la aldea dijo que podía ir a trabajar a la casa de un amigo.Elisabeth era una niña cuando un hombre la violó.© OIM 2021/Lauriane WolfeElisabeth era una niña cuando un hombre la violó.

Nuevo “marido”

Me llevaron con una nueva familia que me presentó a un hombre y me dijo que sería mi nuevo esposo. Me negué y respondí que no había ido ahí para casarme. Se rieron y me llevaron a un bar cercano. Fui con ellos porque no tenía adónde más ir, pero no bebí nada.

Regresamos por la noche y me dijeron que podía dormir en la casa del hombre de al lado. Cuando me negué, sugirieron que una de sus chicas me acompañara, pero era una trampa. El hombre le pidió a la chica que le trajera una cerveza y ella cerró la puerta desde afuera, dejándome sola con él.

“Aunque te niegues a casarte conmigo, esta noche ya pagué tu dote en cervezas”, me dijo.

“No tengo edad para ser mujer”, le contesté. Tenía 11 o 12 años en ese momento.

La gente no hizo nada

Traté de luchar tan duro como pude, pero me debilité. Grité pero nadie hizo nada. La gente podía oír y saber lo que estaba pasando, pero lo ignoraron. Finalmente, el hombre me dominó y luego me violó.

Después de violarme, me dijo que aún era una niña y me echó afuera para dormir. Tuve algo de dolor después, pero pasó. Esta es la primera vez que se lo cuento a alguien. Antes tenía miedo de decirlo.

Iba de casa en casa, quedándome con quien me acogiera. Algunas personas rechazaron mi oferta de trabajo doméstico porque era menor de edad. Otras me ofrecieron 30.000 chelines tanzanos (13 dólares) al mes, pero nunca los recibí.

Cada vez que les pedía el pago me respondían “más tarde”, “en otro momento” o “¿cómo crees que pagamos tu comida y tu cama? Eso ya es dinero”.Elisabeth no tiene ya edad para asistir a la escuela primaria, pero aprende corte y costura.© OIM 2021/Lauriane WolfeElisabeth no tiene ya edad para asistir a la escuela primaria, pero aprende corte y costura.

De víctima a sobreviviente

Finalmente, unos vecinos llamaron a la asociación Kiwohede, que ayuda a niños como yo. Me llevaron a su refugio hasta que llegó la OIM y me ayudaron a encontrar a mi familia, y llevarme a mi casa en Burundi.

Ahora tengo 16 años, demasiado mayor para entrar a la escuela primaria, pero estoy con lecciones de corte y confección hasta que tenga la edad para trabajar. Espero ser buena en eso y convertirme en una persona independiente con esta profesión.”

https://news.un.org/es/story/2021/08/1495342

Cientos de personas murieron en ataques perpetrados a instalaciones médicas

Cientos de personas murieron en ataques perpetrados a instalaciones médicas

Medicos durante una visita a una clínica en la localidad libia de Adjdabiya, que fue destruida en abril de 2021.

ICRC/André LiohnMedicos durante una visita a una clínica en la localidad libia de Adjdabiya, que fue destruida en abril de 2021.    3 Agosto 2021Salud

El impacto de esos ataques en países en conflicto va más allá de las vidas perdidas y daña también al resto de trabajadores y pacientes que sienten miedo y abandonan la idea de acudir a los centros de salud.

Un lugar que debería quedar exento de las hostilidades en los conflictos se ha convertido en un nuevo lugar de batalla: las instalaciones médicas.

Más de 700 trabajadores y pacientes han muerto y más de 2000 han resultado heridos en ataques a hospitales, centros de salud y otras dependencias relacionadas desde diciembre de 2017, según un registro de tres años que ha publicado este martes la Organización Mundial de la Salud.

El Sistema de Vigilancia de ataques a Centros de Salud entre 2018 y 2020 registra ataques a trabajadores de salud, pacientes, suministros, ambulancias e infraestructuras en 17 países afectados por conflictos y contextos de fragilidad.

El impacto reverbera en la salud mental de los empleados y su deseo de volver a trabajar.

Entre esos países se encuentran Etiopía, Yemen, Siria, Mozambique, Nigeria, el territorio palestino ocupado, Myanmar, la República Centroafricana y Somalia.

Millones de personas sin atención médica

“Estamos muy preocupados porque cientos de instalaciones médicas hayan sido destruidas o tenido que cerrar, que hayan muerto trabajadores de la salud o hayan resultado heridos, y porque millones de personas no reciben los cuidados médicos que necesitan”, dijo Altaf Musani, director de Intervenciones en Emergencias de la Organización Mundial de la Salud en Ginebra.

El registro de la OMS se basa en tres pilares de trabajo: la recolección sistemática de las pruebas de los ataques, concienciar para acabar con los ataques, y promover las buenas prácticas para proteger la salud.

También muestra una panorámica de ataques a las instalaciones médicas, los recursos que quedan afectados y su inmediato impacto en trabajadores y pacientes.

Musani explicó que “uno de cada seis incidentes llevó a la muerte de un paciente o trabajador de la salud en 2020”.

Estos últimos, los trabajadores sanitarios, son los más afectados, ya que representaron las víctimas de dos tercios de los ataques en 2018 y 2019 y la mitad de los registrados en 2020, por encima de los incidentes causados a las infraestructuras y suministros.Un centro de salud destruido en la ciudad siria de Aleppo.UNOCHAUn centro de salud destruido en la ciudad siria de Aleppo.

Más allá de las víctimas y los daños materiales

El informe advierte de que el impacto a los trabajadores va más allá de poner en peligro sus vidas, especialmente a la luz de la respuesta a la pandemia de COVID-19 que el mundo necesita.

“El impacto reverbera en la salud mental de los empleados y su deseo de volver a trabajar, así como en la voluntad de las comunidades de acudir a las instalaciones médicas. Además, reduce drásticamente la respuesta a las crisis de salud, entre otros efectos”, dijo Musani.

El efecto domino de un solo incidente es enorme” y “tiene consecuencias a largo plazo para todo el sistema de salud”, agregó.

El representante de la OMS llamó a todas las partes en conflicto a asegurar que las instalaciones médicas son lugares seguros para poder dar los cuidados que se necesitan y pidió que garanticen un acceso seguro, libre de violencia, amenazas y miedos.

Un solo ataque es demasiado”, aseguró.

La iniciativa de la OMS fue lanzada a partir de una resolución de la Asamblea Mundial de la Salud adoptada en 2012 en la que los Estados Miembros pidieron a Organización liderar a nivel mundial la recolección y diseminación de información sobre los ataques a centros de salud en complejas crisis humanitarias.

La necesidad de una recolección sistemática de los ataques fue reforzada en una resolución adoptada posteriormente en 2016 por ese mismo órgano.

Los hallazgos son la primera prueba verificada que puede ayudar a generar análisis e informes para mejor entender los ataques a las instalaciones de la salud.

https://news.un.org/es/story/2021/08/1495072

Más de un 1,5 millones de niños precisan ayuda de emergencia en Haití

Más de un 1,5 millones de niños precisan ayuda de emergencia en Haití

Un tercio de los niños de Haití necesitan ayuda humanitaria urgentemente

© UNICEF/Manuel Moreno GonzaUn tercio de los niños de Haití necesitan ayuda humanitaria urgentemente    9 Julio 2021Ayuda humanitaria

El país caribeño vive su peor crisis humanitaria de los últimos años y el deterioro aumenta día tras día debido a la violencia, la falta de acceso a servicios básicos, la pandemia y los huracanes. Haití es el único país de América que no ha recibido ninguna vacuna COVID-19.

El Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) dio la alarma este viernes sobre la situación humanitaria en Haití, donde al menos 1,5 millones de niños necesita ayuda urgente para sobrevivir en un entorno de carencias y violencia creciente.

Según la agencia de la ONU, la suma de factores como el aumento de la violencia, el acceso limitado al agua potable, la salud y la nutrición, los servicios de educación y protección interrumpidos por la pandemia de COVID-19, y los huracanes han sumido al país en su peor crisis humanitaria de los últimos años.

Además, el reciente asesinato del presidente Jovenel Moïse ha generado disturbios que podrían acarrear mayor violencia e inseguridad, dificultando la labor de los trabajadores humanitarios que distribuyen asistencia de emergencia a la población más vulnerable.Mujer desplazada de Puerto Príncipe con su nieta© UNICEF/Manuel Moreno GonzalezMujer desplazada de Puerto Príncipe con su nieta

La violencia obstruye el trabajo humanitario

“Cuando las pandillas luchan en la calle y las balas vuelan, es difícil llegar a las familias más vulnerables con estos suministros que salvan vidas. A menos que se otorgue un paso seguro a las organizaciones humanitarias, miles de niños afectados seguirán con poca o ninguna asistencia”, dijo el representante de UNICEF en Haití.

Bruno Maes señaló que la vida de muchos niños depende de la ayuda humanitaria y de artículos esenciales, como vacunas, jeringas, medicinas y alimentos terapéuticos.

Agregó que aunque UNICEF cuenta con suministros que pueden salvar vidas en el país, la violencia y la inestabilidad prolongadas podrían impedir la entrega y reposición de artículos esenciales para los niños, incluidas vacunas, medicamentos y suministros médicos, así como tratamientos para la desnutrición.

Desde principios de año, la situación humanitaria de las familias haitianas se ha deteriorado mucho y sólo en el primer trimestre se incrementaron un 26% las hospitalizaciones de niños con desnutrición aguda grave, con respecto al año anterior.

Para empeorar el panorama, en junio estallaron los enfrentamientos entre grupos armados en algunas zonas de Puerto Príncipe, provocando incendios y otros daños en cientos de viviendas.

De acuerdo con los datos de la ONU, desde entonces más de 15.000 mujeres y niños han abandonado sus hogares a causa de la violencia en la capital y la periferia.Al menos 1,5 millones de niños precisan asistencia humanitaria urgente en Haití© UNICEF/Manuel Moreno GonzaAl menos 1,5 millones de niños precisan asistencia humanitaria urgente en Haití

Sin vacunas COVID-19

Además, los casos de COVID-19 van en aumento y para fines de junio se habían registrado más de 18.500 infecciones y 425 muertes.

UNICEF reportó que los hospitales dedicados para pacientes con COVID-19 están saturados y enfrentan una escasez de oxígeno. Asimismo, algunos pacientes mueren porque la violencia impide que las ambulancias lleguen a auxiliarlos.

El representante del organismo para la infancia recordó que Haití es el único país de América al que no ha llegado una sola dosis de la vacuna COVID-19.

Es inaceptable. (…) En medio del aumento de los casos de coronavirus en Haití, cualquier día adicional sin vacuna pone en peligro la vida de cientos de personas”, recalcó Maes.

El trabajo de UNICEF

UNICEF solicitó este año 48,9 millones de dólares para aliviar las necesidades humanitarias de 1,5 millones de personas en Haití, incluidos más de 700.000 niños, pero hasta ahora sólo ha recibido el 31% de los fondos requeridos.

El Fondo para la Infancia apoyará la distribución, transporte y almacenamiento de vacunas COVID-19 a la temperatura adecuada.

En los últimos tres años, UNICEF ha instalado más de 920 refrigeradores solares en Haití para fortalecer la cadena de frío, principalmente en áreas remotas donde la electricidad no es confiable. En total, la agencia ha equipado al 96% de las instituciones de salud del país con refrigeradores solares.

UNICEF instó a poner fin a la violencia de las pandillas en Haití y pidió que se garantice el movimiento seguro del personal humanitario para llegar con asistencia a las familias en las zonas más afectadas de Puerto Príncipe.

https://news.un.org/es/story/2021/07/1494192

Pasatiempos favoritos de los afganos ante la amenaza del regreso al poder de talibanes

Pasatiempos favoritos de los afganos ante la amenaza del regreso al poder de talibanes

7 de Julio de 2021

Cuando los talibanes ejercieron el poder en Afganistán entre 1996 y 2001, varios de los pasatiempos favoritos de la población, como hacer volar cometas, ir a la manicura o tocar y escuchar música, fueron prohibidos por considerarlos contrarios a los preceptos del islam.

Estas actividades se reanudaron tras la caída del régimen fundamentalista, pero podrían estar vedadas si regresan al poder los insurgentes, cuya clara intención es restablecer su emirato islámico.

Algunas actividades amenazadas por los talibanes:

– Intérprete de japani –

Sayed Mohamad es músico profesional y ejecuta el japani, instrumento de cuerdas tradicional en Asia Central.

Aún recuerda cuando, hace 20 años, los talibanes irrumpieron de noche en la casa donde él y sus amigos tocaban y cantaban.

La interpretación estricta de la Sharia (ley musulmana) impone que solamente la voz humana debe producir música para alabar a Dios. “Yo era joven y me golpearon menos que a mis amigos”, indico Sayed, de 40 años, en la provincia de Kandahar (sur). “Pero no pude ponerme de pie durante tres días”. A un amigo, con menos suerte, le cortaron los dedos.

Con la expulsión de los talibanes del poder por una coalición liderada por Estados Unidos, en 2001, lo celebraron yendo a un concierto.

“Cuando se tocaba música, sentía emoción en todo mi cuerpo, estaba feliz”, recuerda. “Aquel concierto fue una explosión (…) éramos libres para comenzar una nueva vida” comenta.

Luego, muchos afganos como Sayed se convirtieron en músicos y cantantes profesionales.

“No hay placer (…) si vivimos con miedo y restricciones”, afirma este padre de ocho hijos, quien está decidido a vivir su pasión hasta el final, aún si los talibanes retornan al poder. “Es como una droga. Incluso si nos cortan los dedos, seguiremos”, advierte.

– Maquilladora –

En el primer piso del salón Henna, entre los más reputados de Kabul, inaugurado en 2015 en el barrio moderno Shar-e-Now, Farida coloca a una novia grandes pestañas postizas y en sus labios aplica un carmín oscuro y denso.

Aquí las mujeres, a salvo de las miradas de los hombres, tienen el acceso prohibido, disfrutan de las aplicaciones de cera depilatoria, ungüentos y esmalte de uñas.

Extravagancias que cuestan entre 20.000 y 50.000 afganis (250 a 625 dólares), y que detestan los talibanes, que habían prohibido los salones de belleza.

“Con los talibanes, estos salones estaban cerrados. Si retornan, nunca tendremos libertad como ahora”, admite Farida, de 27 años.

“No quieren que las mujeres trabajen. Cuando los estadounidenses se vayan, ¿quién nos apoyará?”, pregunta la joven.

– Fabricante de cometas –

En un animado mercado de Kabul, rodeado de centenares de cometas, Zelgai esta decidido a no abandonar este negocio familiar que remonta a generaciones.

Los talibanes prohibieron las cometas so pretexto de que distraían a los jóvenes de sus obligaciones religiosas.

Pero Zelgai y su familia continuaron su actividad. “Por supuesto, a escondidas”, comenta en su tienda del mercado Shor.

En su colorida boutique ofrece centenares de cometas listas para volar. También tiene pedidos especiales, más elaborados. El negocio marchó bien con la partida de los talibanes.

“Es la libertad (…) Podemos exhibir y vender nuestras cometas abiertamente, sin temor”, agradece Zelgai, de 59 años.

Esta pasión es conocida en el exterior gracias al libro, llevado al cine, “Las cometas de Kabul”, del afgano Jaled Hoseini.

Cuando sopla viento, pueden verse miles de cometas en el cielo azul de Afganistán.

Hay combates de cometas en los que los ‘pilotos’ muestran sus habilidades intentando derribar otras con vidrios cortantes adheridos a las suyas.

– Breakdancing –

Cuando comenzó a practicar breakdance, Manizha Talash sabía que sería objetivo de los talibanes.

Ella es la única mujer de un grupo de bailarines de la etnia hazara que practican breakdance en Kabul.

Con 18 años, Manizha sueña con representar al país en los Juegos Olímpicos, pero los riesgos son numerosos.

No solamente es una chica que practica una actividad prohibida por los talibanes, sino que pertenece a la minoría chiita hazara, considerada herética por los musulmanes radicales.

“Si los talibanes no cambiaron, si encierran a las mujeres en sus casa y pisotean sus derechos, entonces la vida carecerá de sentido para mí y para millones de mujeres”, aseveró. Entretanto, su pequeña ‘troupe’ ya tuvo que cambiar de lugar de ensayo tras ser amenazada.

Muchas mujeres fueron pioneras en Afganistán y Manizha se autopercibe como tal. “Antes, no había mujeres policías. Ahora las ves en todas partes (…) el miedo está en mi corazón, pero no me rendiré. Aunque vuelvan los talibanes, seguiré el breakdance”, promete.

– Fumador de narguile –

Junto a un río que atraviesa la ciudad de Jalalabad (este), Mohamad Salem y sus amigos están reunidos alrededor de un narguile, hábito ancestral que se ha puesto de moda en varios lugares del mundo.

“Fumar narguile es muy normal actualmente en Afganistán”, afirma Mohamad, en tanto disfruta de fumar tabaco con sabor a frutas de la pipa de agua burbujeante.

Para los talibanes es un estupefaciente prohibido por el islam.

Desde su caída, los bares de narguile se multiplicaron en el país. Sirven té al azafrán a sus clientes que fuman.

Bajtya Ahmad, propietario de uno, cree que el narguile es bueno para mantener a los jóvenes fuera de las calles y de las drogas.

“Aquí hay paz. Servimos narguile y tocamos música”, observa Bajtya. “Si los talibanes vuelven con sus viejas ideas, nos detendrán”.

Sus clientes opinan igual. “Ya no podremos ir a fumar a orillas del río como hoy”, lamenta Mohamad.

– Peluquero –

La peluquería de Mohamad Ghaderi, en Hérat (este), está en pleno apogeo. Los jóvenes llegan a afeitarse o por un peinado moderno, como los de sus actores de cine favoritos.

“Afganistán entró a un mundo nuevo”, clama Mohamad, peluquero desde hace una década, “hay más peluqueros más jóvenes que siguen la moda (…) El gobierno no se opone como lo hacían los talibanes”.

“Nos preocupa que si los talibanes entran a la ciudad y al mercado sean los mismos que hace 20 años”, señala.

“Las mujeres volverán a utilizar la burka y los jóvenes no tendrán libertades”, coincide Sanaulá Amin, uno de sus clientes.

bur-jds-fox/gle/cyb/ayv/roc/age/mb/mas

https://www.infobae.com/america/agencias/2021/07/07/pasatiempos-favoritos-de-los-afganos-ante-la-amenaza-del-regreso-al-poder-de-talibanes/

La degradación de tierras socava el bienestar de 3200 millones de personas

La degradación de tierras socava el bienestar de 3200 millones de personas

Los agricultores locales contribuyen a restaurar las tierras degradadas en Ruanda.

FAO/Petterik WiggersLos agricultores locales contribuyen a restaurar las tierras degradadas en Ruanda.    17 Junio 2021Cambio climático y medioambiente

“La restauración de tierras, una opción sencilla, barata y accesible para todo el mundo, contribuye a eliminar el carbono de la atmósfera, a ayudar a las comunidades vulnerables a adaptarse al cambio climático y a aumentar la producción agrícola cada año en 1,4 billones de dólares”, dice el titular de la ONU.

El Secretario General de las Naciones Unidas afirma en su mensaje por el Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía, celebrado este jueves, que la humanidad está inmersa en un enfrentamiento “implacable y autodestructivo contra la naturaleza” y que por ello es necesario hacer las paces con nuestros ecosistemas.

“La biodiversidad está disminuyendo, la concentración de gases de efecto invernadero está aumentando y las huellas de nuestra contaminación se pueden encontrar hasta en las islas más remotas y las cumbres más altas”, alertó António Guterres.

Por ello, el titular de la ONU afirmó que la degradación de tierras ya sea a consecuencia del cambio climático o de la expansión de la agricultura, las ciudades y las infraestructuras, mina el bienestar de 3200 millones de personas, perjudica la biodiversidad y comporta la aparición de enfermedades infecciosas como la COVID-19.

Guterres explicó en su mensaje que la restauración de tierras, una opción sencilla, barata y accesible para todo el mundo, contribuye a eliminar el carbono de la atmósfera, a ayudar a las comunidades vulnerables a adaptarse al cambio climático y a aumentar la producción agrícola cada año en 1,4 billones de dólares.

“De hecho, es una de las formas más democráticas y favorables a los pobres de acelerar el progreso hacia la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible”, resaltó.

Coincidiendo con el inicio del Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración de los Ecosistemasel titular de la ONU emplazó a todo el mundo a comprometerse a colocar la salud de los suelos en el centro de las iniciativas de planificación.

Los compromisos adquiridos por más de un centenar de países con motivo del inicio del Decenio concretan la restauración de cerca de 800 millones de hectáreas –un tamaño comparable a la superficie de China- a lo largo de los próximos 10 años.

Costa Rica participa de lleno en las celebraciones

Por su parte, la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación ha anunciado diversas actividades y materiales en su web oficial para celebrar el Día.

Entre ellos, y en clave regional, destaca el Evento de alto nivel organizado por el presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, y un Programa de entrevistas coproducido con el ministerio de Medio Ambiente y Energía de la nación centroamericana.

Puede consultar los horarios de estas actividades, junto a la programación completa de eventos por el Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía, en el sitio web de la Convención.

https://news.un.org/es/story/2021/06/1493412

Diez países en los que ser gay significa la muerte


Diez países en los que ser gay significa la muerte

Castración química, latigazos, lapidación, ahorcamiento y decapitación son castigos que reciben especialmente en el mundo musulmán como Arabia Saudita o IránPor: Santiago Puccini Otoya | junio 05, 2021

Diez países en los que ser gay significa la muerte

Cogerse la mano o darse un beso en publico entre personas del mismo sexo puede ser una sentencia de muerte en diferentes países del mundo, sobretodo los musulmanes. En muchos de estos, la ley de la Sharia rige fuerte y estipula penas entre la castración química hasta el ahorcamiento en público para personas capaces de romper los acuerdos.

En Colombia, a pesar de ser un Estado de Derecho con todas las libertades garantizadas para la comunidad LGBTI, al menos en las letras, la violencia en contra de esta comunidad preocupa:  al menos 75 colombianos de la comunidad LGBTI fueron asesinados en el 2020 solo por su orientación sexual y otras 448 personas fueron víctimas de violencia por la misma razón.

La homosexualidad es interpretada como un delito en más de la mitad de los países que hay en el mundo e, incluso, hay varios Estados que mantienen y defienden la pena de muerte como castigo a este “problema”.

Estos son los países:

SUDAN: En Sudan el homosexualismo es ilegal desde 1899. A la tercera ofensa se dictamina la pena de muerte.

MAURITANIA: Este país africano ilegalizó el homosexualismo desde 1983. A la primera ofensa se puede condenar a pena de muerte por lapidación.

NIGERIA: En la política federal nigeriana la homosexualidad es ilegal desde 1901. La ley castiga con 14 años de cárcel a quien se involucre en practicas homosexuales. Sin embargo, en 11 estados del país se dictamina la pena de muerte.

SOMALIA: El gobierno de Somalia, al igual que el de Somaliland (territorio y gobierno separado, pero no reconocido a nivel internacional) mantienen una política de cero tolerancia a la homosexualidad desde el año 1962. A la primera ofensa, se dictamina pena de muerte.

AFGANISTÁN: El gobierno afgano heredó la tendencia talibán de castigar con la muerte a los homosexuales. Aunque no se conocen ejecuciones por este delito en los últimos años, la ley mantiene estas políticas intactas y en la practica a los homosexuales se les dictaminan larguísimas sentencias de prisión.

IRÁN: El gobierno iraní mantiene una política punitiva realmente desproporcionada. Sobre todo, cuando se trata de temas sexuales. En este país, los castigos para la homosexualidad es la muerte por colgamiento para los adultos y 74 latigazos en la espalda (más un tiempo de cárcel) cuando se trata de niños.  Hay registros de ejecuciones a niños por su orientación sexual.

QATAR: En la ley de Qatar es posible ser ejecutado por homosexual. La pena de muerte está explícitamente mencionada para casos de homosexuales que reincidan por tercera vez en sus actos sexuales prohibidos. Exageradas multas y/o 7 años de cárcel son los castigos para las primeras ofensas.

ARABIA SAUDITA: El gobierno saudí es infame con los homosexuales. Por este delito todo es posible. Desde sentencias de años en la cárcel, como latigazos, tortura, castración física y química, hasta pena de muerte por decapitación.

YEMEN: el gobierno de Yemen tiene políticas muy fuertes en contra de los actos homosexuales. Los hombres solteros que se vean envueltos en prácticas homosexuales serán castigados con 100 latigazos y un año de cárcel. Aquellos que estén casados y practiquen sexo homosexual serán ejecutados por lapidación.

BRUNEI: Este pequeño, pero millonario sultanato no acepta de ninguna manera la homosexualidad. Aquellos que sean aprehendidos por este delito tendrán que pagar mínimo 10 años de cárcel si tienen suerte. Aquellos que no la tengan serán ejecutados por lapidación.

Estos países son muy diferentes uno del otro. Sin embargo, tienen algo en común: el islam. La Sharía, ley tradicional religiosa islámica tiene una particular afición de rechazo hacia la homosexualidad. Estos gobiernos comparten una herencia religiosa que se ha reflejado y heredado, de una forma u otra, en las construcciones políticas de cada uno de estos países y que se mantiene viva hasta el día de hoy.

https://www.las2orillas.co/diez-paises-en-los-que-ser-gay-significa-la-muerte-2/

El trabajo infantil aumenta en el mundo por primera vez en 20 años

El trabajo infantil aumenta en el mundo por primera vez en 20 años

CONDICIONES LABORALES

El incremento se concentra en niños y niñas de entre 5 y 11 años

CA05. BOGOR (INDONESIA), 06/06/2016.- Fotografía del 29 de mayo de 2016 de una niña de cinco años vendiendo zanahorisa en una calle de Bogor (Indonesia). El 12 de junio de 2016 se celebrará el Día mundial contra el trabajo infantil, que se enfoca este año en la erradicación del trabajo infantil en las cadenas de producción. EFE/ADI WEDA
Una niña de cinco años vendiendo zanahorias en una calle de Bogor (Indonesia), en una imagen de archivo Adi Wada / EFE

Redacción

Madrid10/06/2021 10:40

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) y Unicef calculan que los casos de trabajo infantil en el mundo en el 2020 se elevaron a 160 millones, después de registrar 8,4 millones más de niños afectados que cuatro años antes. “Los avances para erradicar el trabajo infantil se han estancado por primera vez desde hace 20 años”, denuncian los dos organismos de la ONU. “Se ha invertido la tendencia hacia la disminución del trabajo infantil, que venía registrando una importante reducción, de 94 millones, del 2000 al 2016”.

En su nuevo informe sobre esta lacra que afecta a millones de pequeños, la OIT y Unicef advierten además que hasta finales del 2022 otros nueve millones de niños “se encuentran en situación de riesgo” como consecuencia de la pandemia. Y podría aumentar aún más, aseguran, “en el caso de que no se adopten medidas de protección social esenciales”.

Cifras

Los casos de trabajo infantil en el mundo en el 2020 se elevaron a 160 millones

Sobre el incremento experimentado en los últimos años, las estimaciones apuntan a que se ha centrado en los niños y niñas que tienen entre cinco y once años. En este colectivo, hay casi 17 millones más obligados a trabajar que en el 2016. El análisis alerta también del aumento de los pequeños que realizan trabajos peligrosos. Los técnicos de los organismos especializados de la ONU creen que ha pasado de 72,5 a 79 millones.

El repunte del trabajo infantil se localiza en África sub­sahariana, espoleado por “el aumento demográfico, las frecuentes crisis, la pobreza extrema y las medidas inadecuadas de protección social”, critica el informe. En cambio, continúa la reducción de casos en América Latina y el Caribe, así como Asia y Pacífico. Siete de cada diez casos de trabajo infantil se dan en el sector agrícola.

https://www.lavanguardia.com/economia/20210610/7518508/trabajo-infantil-mundo-crece-ninos-ninas-oit-unicef.html

Myanmar se ha convertido en “una catástrofe de derechos humanos”, dice la Alta Comisionada de la ONU

Myanmar se ha convertido en “una catástrofe de derechos humanos”, dice la Alta Comisionada de la ONU

Unsplash/Zinko HeinLa gente en Yangon realizó una vigilia nocturna desafiando el toque de queda.    11 Junio 2021Derechos humanos

Las fuerzas de seguridad del país del sureste asiático usan a los civiles como escudos, bombardean casas e iglesias cristianas y utilizan armamento pesado contra la población e infraestructura civil. Michelle Bachelet urge a detener la violencia iniciada tras el golpe militar de febrero pasado y pide que los responsables rindan cuentas ante la justicia.

La escalada de violencia en Myanmar, que incluye ataques contra civiles, debe detenerse para evitar una mayor pérdida de vidas y una agudización de la emergencia humanitaria cada vez más grave que vive el país, dijo el viernes la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Michelle Bachelet se refirió a los informes del aumento de la presencia militar en varias partes del territorio de Myanmar, como el estado de Kayah, en el este del país, donde más de 108.000 personas han huido de sus hogares en las últimas tres semanas, igual que en el estado occidental de Chin.

Esto transgrede los compromisos asumidos en abril por los líderes militares birmanos con las potencias regionales de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN) de poner fin a la brutal violencia contra la población civil que se comete desde el golpe del 1 de febrero.

“Los choques armados y otros tipos de violencia se están intensificando en muchas partes de Myanmar, incluidos los estados de Kayah, Chin y Kachin, y la violencia es particularmente intensa en zonas con importantes grupos minoritarios étnicos y religiosos”, señaló Bachelet en un comunicado.

Atrocidades contra los civiles

Agregó que las fuerzas de seguridad del Estado siguen utilizando armamento pesado y realizando ataques aéreos contra grupos armados y contra civiles e infraestructura civil, como las iglesias cristianas.

La Alta Comisionada citó informes creíbles de que las fuerzas de seguridad han utilizado a civiles como escudos humanos y han bombardeado casas e iglesias en Loikaw, Phekon y Demoso, en el estado de Kayah.

Bachelet instó a proteger los hospitales, escuelas y lugares de culto en todo el país, luego de que varias de esas instalaciones fueran ocupadas por fuerzas de seguridad del Estado, o resultaran dañadas por acciones militares.

Los soldados también bloquearon el acceso humanitario y atacaron a los trabajadores de socorro, indicó Bachelet

Asimismo, detalló que la población desplazada en el estado de Kayah se encuentra ahora en áreas forestales donde precisa asistencia humanitaria.

Advirtió también que han continuado las detenciones arbitrarias de activistas, periodistas y opositores al gobierno militar.

Al menos 4804 personas permanecen detenidas sin causa aparente y hay denuncias de tortura y castigo colectivo de los familiares de activistas.

En este renglón, Bachelet se refirió al caso de la madre de un activista que fue condenada el 28 mayo a tres años de prisión, en lugar de su hijo.OCHA / Vincent TremeauUna mujer que a los 19 años tuvo que huir de la aldea de Hormara en Myanmar debido a los ataques de las fuerzas militares.

Los militares, responsables de la catástrofe

“En poco más de cuatro meses, Myanmar ha pasado de ser una democracia frágil a una catástrofe de derechos humanos. Además de la pérdida de vidas, las personas están sufriendo graves impactos en sus derechos sociales y económicos. El liderazgo militar es el único responsable de esta crisis y debe rendir cuentas ”, puntualizó la Alta Comisionada.

Desde la toma del poder militar, las fuerzas de seguridad han matado a un mínimo de 860 personas, principalmente en el contexto de protestas, señaló la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

En conferencia de prensa en Ginebra, la portavoz de Bachelet, Ravina Shamdasani, destacó que, por si fuera poco, más de un centenar de agrupaciones autodenominadas “fuerzas de defensa del pueblo” y otros grupos armados de oposición operan en todo el país, aunque hay “poco mando centralizado”.

Bachelet pidió intensificar la diplomacia regional, sobre todo por parte de la ASEAN, e insistió en la necesidad imperiosa del cese inmediato de la violencia y las violaciones de los derechos humanos.

Se precisa con urgencia el diálogo con el Gobierno de Unidad Nacional y las partes interesadas de la sociedad civil”, sostuvo.

La Alta Comisionada informará al Consejo de Derechos Humanos de la ONU sobre la situación en Myanmar el próximo 7 de julio.

https://news.un.org/es/story/2021/06/1493172

El riesgo de hambruna es inminente en la región de Tigray, en Etiopía, alertan agencias de la ONU

El riesgo de hambruna es inminente en la región de Tigray, en Etiopía, alertan agencias de la ONU

© UNICEF/Esiey Leul KinfuUna niña de tres años de Tigray, Etiopía, come galletas de alto contenido calórico para mejorar su nutrición.    10 Junio 2021Ayuda humanitaria

Más de 5, 5 millones de personas enfrentan inseguridad alimentaria aguda en esa región del norte del país. De no tomarse medidas inmediatas, al menos dos millones de ellas caerán rápidamente en situación de hambruna. Las agencias mundiales que velan por la alimentación, la agricultura y la niñez esperan ampliar la asistencia, pero necesitan acceso irrestricto y financiamiento urgente.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y el Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) advirtieron este jueves del riesgo inminente de hambruna en Tigray, una región del norte de Etiopía afectada por el conflicto armado y la pobreza.

Los organismos señalaron que para evitar esa desgracia y salvar vidas es imperativo aumentar la asistencia alimentaria y la ayuda para el sustento, acciones que, a su vez, precisan de un acceso sin restricciones a todas las áreas, un cese de hostilidades y recursos financieros suficientes.

Según los datos más recientes de las agencias, más de 350.000 personas afrontan ya condiciones catastróficas en Tigray, la cifra más alta de individuos en ese nivel de gravedad registrada en un solo país en la última década.

Además, cerca del 60% de la población, más de 5,5 millones de personas, padece altos niveles de inseguridad alimentaria aguda en Tigray y las zonas vecinas de Amhara y Afar. De ese colectivo, 2 millones de personas se encuentran en un nivel de emergencia tan grave que caerán en la hambruna si no se toman medidas inmediatas.

Los organismos prevén que la gravedad de la inseguridad alimentaria crecerá de aquí a septiembre, sobre todo en Tigray. Asimismo, calculan que más de 400.000 personas enfrentarán condiciones catastróficas si no reciben ayuda urgente.

A este panorama sombrío su suma el peligro de que el conflicto se intensifique y obstaculice aún más la asistencia humanitaria.

Destrucción de los medios de vida

El director general de la FAO indicó que las comunidades rurales del norte de Etiopía han sido muy afectadas por los choques armados, que han destruido granjas y acabado con las semillas y el ganado.

“Es imperativo que ayudemos a estas comunidades a mantener alimentadas a sus familias y que apoyemos la producción local de alimentos, allanando el camino para una recuperación más rápida. Pero para ayudar a las personas al borde de la hambruna, necesitamos recursos y acceso, y ambos siguen siendo un problema”, dijo Qu Dongyu.

El responsable del PMA también expresó gran preocupación ya que si bien se salvan muchas vidas con la distribución de alimentos, quedan muchísimas más personas por salvar en zonas a las que el personal humanitario no puede llegar.

Los grupos armados todavía nos bloquean. La capacidad de la población de Tigray para acceder a servicios vitales y para que el PMA llegue a ellos con asistencia alimentaria es fundamental para evitar una catástrofe. El acceso debe extenderse mucho más allá de las principales ciudades llegar a las personas que lo necesitan desesperadamente, dondequiera que se encuentren, con la asistencia adecuada y sin demora”, recalcó David Beasley.© PMA/Leni KinzliAl menos 1,6 millones de personas han sido desplazadas por el conflicto en el Tigray.

El conflicto, la causa principal

De acuerdo con los informes de expertos, la principal causa de la inseguridad alimentaria aguda en Tigray es el conflicto, ya que ha provocado un desplazamiento masivo de población, una pérdida de empleo y una destrucción generalizada de los medios de vida, así como de infraestructura crítica. El conflicto también ha limitado el acceso a los mercados.

Un aumento del conflicto podría empujar a más personas a huir de sus hogares e impedir que las familias accedan a los puntos de distribución de alimentos u otras fuentes de alimentos y medios de vida.

Los niños

La directora ejecutiva de UNICEF manifestó alarma extrema por la situación de los niños en la región, expuestos a contraer enfermedades o a morir por desnutrición.

“Estamos trabajando con nuestros socios para brindar apoyo en nutrición, atención médica y agua potable. Sin embargo, sin acceso humanitario para ampliar nuestra respuesta, se estima que 33.000 niños con desnutrición grave en áreas actualmente inaccesibles en Tigray corren un alto riesgo de muerte. El mundo no puede permitir que eso suceda”, puntualizó Henrietta Fore.

El personal humanitario de la FAO, el PMA y UNICEF trabaja arduamente en la zona para auxiliar a la población en riesgo, pero insiste de forma vehemente en que se le permita hacer su tarea dándole acceso sin obstáculos a todas las áreas y aportando fondos para comprar los suministros necesarios.© UNICEF/Esiey Leul KinfuUn niño de siete meses habitante del Tigray come galletas de alto contenido calórico para aumentar su nutrición.

Asistencia alimentaria

El PMA está dando asistencia alimentaria de emergencia en las zonas noroeste y sur de Tigray y está ampliando las operaciones para llegar a 2,1 millones de personas en esas áreas.

También está aumentando su respuesta nutricional de emergencia en todo Tigray y busca llegar a las personas de 70 distritos. De febrero a la fecha, ha entregado 355.000 raciones nutricionales de emergencia a niños y mujeres en 47 distritos.

El PMA requiere 203 millones de dólares para continuar su labor hasta fin de año en Tigray, salvando vidas y medios de subsistencia.

Sembrar para poder comer

La FAO explicó que este mes es crítico ya que es cuando termina la temporada de siembra de cereales del año y añadió que es crítico que la gente pueda sembrar ahora para tener alimentos más adelante. Del mismo modo, es fundamental que pueda mantener vivo y sano a su ganado para salvar vidas y medios de subsistencia.

Con este propósito, la agencia distribuyó semillas entre unas 20.000 personas en Tigray. En las próximas semanas planea que el reparto alcance a 250.000 personas.

La FAO ampliará sus actividades durante los próximos seis meses, en la medida en que los recursos y el acceso lo permitan. La intención es continuar entregando semillas y dinero en efectivo, suministrar de piensos para animales, vacunar al ganado y rehabilitar las clínicas veterinarias. El objetivo es ayudar a 375.000 personas durante los próximos seis meses a cultivar alimentos.

Para llevar a cabo estas acciones y beneficiar a 1,4 millones de personas en los próximos seis meses, la FAO necesita con urgencia 30 millones de dólares y para continuar su labor hasta fines de 2022, solicita otros 77 millones de dólares más. Hasta la fecha, no ha obtenido recursos.UNFPA Sudan/Sufian Abdul-MoutArtículos de ayuda humanitaria llegan a Um Raquba en Sudán, donde han huido civiles etíopes escapando de los combates en Tigray.

Tratamiento a los niños emaciados

UNICEF, por su parte, se centra en la detección y tratamiento de los niños que sufren emaciación grave. Desde febrero, 250.000 niños menores de cinco años han sido examinados y más de 7.000 de ellos fueron admitidos para recibir tratamiento.

UNICEF proyecta que unos 56,000 niños en Tigray necesitarán tratamiento por emaciación grave este año y calcula que 33,000 morirían si no se garantiza el acceso sin restricciones a todas las áreas en la región. En este momento del 70% del sistema de salud etíope ya no brinda servicios en la zona.

UNICEF precisa de 10,7 millones de dólares para proporcionar alimentos terapéuticos a los niños de Tigray y las zonas vecinas.

https://news.un.org/es/story/2021/06/1493122

AI: Más de un millón de personas sufren “devastadora hambruna” en Madagascar


AI: Más de un millón de personas sufren “devastadora hambruna” en Madagascar

Este contenido fue publicado el 21 mayo 2021 – 09:3621 mayo 2021 – 09:36

Nairobi, 21 may (EFE).- Más de un millón de personas sufren una “devastadora hambruna” en el sur de Madagascar, alertó hoy Amnistía Internacional (AI), al reclamar a donantes y gobiernos extranjeros ayuda para evitar una posible crisis humanitaria.

“Más de un millón de personas están actualmente amenazadas en el sur de Madagascar, miles de ellas en riesgo de morir de hambre y más de un millón luchando por acceder a cantidades suficientes de alimentos”, avisó la asesora del programa de AI para este país insular africano, Tamara Léger, en un comunicado.

“La situación es terrible y existe una necesidad inmediata de una acción regional y mundial coordinada para ayudar a evitar lo que fácilmente podría convertirse en una catástrofe humana”, subrayó Léger.

La actual hambruna se tornó crítica en septiembre de 2020, al comienzo de la temporada de escasez agrícola en medio de la peor sequía que soporta la isla en cuarenta años.

La semana pasada, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU advirtió de que unas 1,14 millones de personas en el sur de Madagascar afrontan una grave inseguridad alimentaria, de las cuales 14.000 se encuentran en una situación de “catástrofe”.

El PMA también señaló que necesita con urgencia 74 millones de dólares durante los próximos seis meses para atajar esa hambruna.

Según Amnistía, los niños y las mujeres han sido los más afectados por la sequía, y las familias se han visto forzadas a adoptar medidas extremas para sobrevivir, incluida la venta de sus pertenencias y el trabajo infantil.

“Por la mañana y a la hora del almuerzo, o no comemos nada o comemos brotes de cactus. Quitamos las espinas y luego los hervimos, y se lo damos a los niños. Incluso lloro cuando veo comer a los niños a veces, pero no puedo hacer nada más”, relató a AI Oline Ampisoa, viuda de 63 años, madre de tres hijos y abuela de nueve nietos.

La organización pro derechos humanos indicó que “se han registrado decenas de muertes en algunas aldeas, pero no hay estimaciones precisas de los decesos relacionados con la hambruna”.

Las lluvias han ido disminuyendo durante el último siglo en el sur de Madagascar, mientras las temperaturas medias han aumentado en los últimos quince años, según AI.

“A medida que se intensifiquen los efectos del cambio climático -concluyó Léger-, la situación en el sur de Madagascar sólo empeorará. La devastación provocada por esta hambruna es un recordatorio más para todos los Estados (…) sobre su obligación de proteger a las personas mediante la reducción urgente de las emisiones” que provocan el calentamiento global. EFE

© EFE 2021. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.

https://www.swissinfo.ch/spa/madagascar-hambruna_ai–m%C3%A1s-de-un-mill%C3%B3n-de-personas-sufren–devastadora-hambruna–en-madagascar/46637824