¿Qué es la economía circular y cómo puede ayudarnos a cuidar el medio ambiente?

12 Diciembre 2018

La economía circular podría reducir hasta un 99% los desechos de algunos sectores industriales y un 99% de sus emisiones de gases de efecto invernadero, ayudando así a proteger el medio ambiente y combatir el cambio climático. Pero ¿qué es la economía circular? Una experta de ONU Medio Ambiente nos explica este concepto para que todos podamos entenderlo.

Los seres humanos somos el único elemento de la naturaleza que genera basura. Sólo por poner un ejemplo, cada latinoamericano produce un kilo de basura al día y la región en su conjunto, unas 541.000 toneladas diarias. Esto representa alrededor de un 10% de la basura mundial.

De igual gravedad que los residuos es el problema de la explotación de los recursos. Hoy, dos tercios de los habitantes del planeta vivimos en ciudades y tomamos de la naturaleza los materiales que necesitamos para construir hogares, escuelas, hospitales, carreteras, sistemas de transporte y fábricas.

La urbanización, junto con una clase media en crecimiento, ha aumentado la demanda de bienes de consumo. En el siglo XX, excavamos, cortamos, perforamos o cosechamos 34 veces más materiales de construcción, 27 veces más minerales, 12 veces más combustibles fósiles y 3,6 veces más biomasa que en los años anteriores.

En los últimos tiempos hemos estado escuchando mucho la necesidad de movernos hacia una economía circular como modelo para reducir los desperdicios, explotar más racionalmente los recursos y cuidar nuestro medio ambiente.

Según un reciente informe de ONU Medio Ambiente, en el que han participado un grupo de científicos independientes, una economía circular podría reducir entre un 80 y un 99% los desechos industriales en algunos sectores y entre un 79 y un 99% de sus emisiones.

Inspirarnos en la naturaleza

Pero ¿qué es la economía circular? En Noticias ONU le hemos pedido a Adriana Zacarías, la coordinadora regional de Eficiencia de Recursos para América Latina y el Caribe de ONU Medio Ambiente, que nos los explique.

“Básicamente, sería decir que tenemos que inspirarnos en la naturaleza en donde no existe el concepto de desperdicio. Todo lo que la naturaleza genera es un insumo o alimento para otro organismo. Pensemos en el bosque, las hojas de un árbol se convierten en abono para la tierra; un animal muerto, llega otro y lo come. Todo es un flujo cerrado en lo que todo fluye”.

Es necesario cambiar la forma en la que actualmente producimos y consumimos.

Zacarías añade: “Lo que la economía circular nos dice es que es necesario cambiar la forma en la que actualmente producimos y consumimos, que está basada en una economía lineal de extracción-producción-consumo-desperdicio. Lo que queremos es pasar a una economía circular en la que tenemos que cerrar los ciclos de producción y mantener un flujo constante de recursos naturales”.

Tirar dinero a la basura

Pese a la cantidad de basura que generamos en este momento, las proyecciones señalan que la producción de basura aumentará un 25% en América Latina y el Caribe para el 2050, lo que para la experta no es más que “tirar dinero y recursos naturales a la basura”.

Lo importante no son solo los residuos: “en realidad lo que necesitamos reducir es el uso y la extracción de los recursos naturales y esto conlleva la reducción de residuos. Por alarmante que suene, si continuamos con los patrones actuales de consumo y producción y en base al aumento de la población vamos a necesitar tres veces más recursos naturales que los que necesitábamos en el 2015. Esto es simplemente algo imposible. No tenemos más de un planeta”.

Además, las ganancias son altas no sólo para el planeta y sus habitantes, también para las empresas, que podrían “reducir los costos de comprar materia prima nueva”.

Reparar, reciclar, reutilizar y refabricar

En la práctica, la economía circular se consigue mediante la reparación, el reciclaje, la reutilización y la refabricación de los productos, algo no tan nuevo como parece, ya que Zacarías recuerda cuando existían las botellas retornables y, cuando se había consumido el producto que contenían, se devolvían a las tiendas a cambio de un reembolso.

“Eso es un ejemplo de cómo la misma empresa está haciendo economía circular en el que no hay desechos”, declara.

Otro ejemplo de economía circular es del aceite de los automóviles que era altamente contaminante y que se vio que podía convertirse en un insumo para la industria del cemento. “Lo que era un residuo contaminante y se iba a las coladeras, ahora se colecta y es un insumo para otro proceso productivo y así se empiezan a cerrar los ciclos”.

ONU Medio Ambiente
El gráfico muestra cómo lograr la transición a la economía circular.

 

La economía circular también genera empleos

En este momento, en América Latina el 50% de los residuos sólidos son materia orgánica, de la cual el 90% se va a la basura y no se usa. “Si pudiéramos poner en práctica la economía circular podría generar nuevos mercados, como la producción de abonos o de alimento de ganado, lo que podría llevar a la innovación y la generación de empleos”.

Según la Comisión Económica para América Latina y El Caribe, mejorar la eficiencia y la vida útil de materiales en nuestra región llevaría a la creación de cinco millones de empleos.

Pero el problema viene muchas veces de las leyes existentes. “Por ejemplo, a veces la ley no permite vender residuos orgánicos porque en el reglamento dice que es basura y no lo reconoce como un material”.

Según Adriana Zacarías, en América Latina hay mucho interés en este nuevo concepto de la economía circular, lo que exige trabajar en varias áreas en las que ONU Medio Ambiente está apoyando.

Esas áreas son:

  • Medición del flujo de materiales para generar mayor conocimiento y entendimiento del ciclo de vida de los productos y poder cerrar los ciclos de producción o cómo cruzar insumos de un ciclo de producción con lo que serían residuos en otros.
  • Examinar los marcos regulatorios y desclasificar como basura los residuos que pueden reutilizarse.
  • Generar incentivos para economía verde, como inversiones en innovación, infraestructura y tecnología para aumentar la eficiencia productiva.
  • Cambiar las regulaciones para que los productos sean más duraderos.

Ciudadanos, no consumidores

“Además, hay que trabajar la conciencia de nosotros como ciudadanos y cambiar nuestro chip y empezar a repensar nuestros patrones de consumo. Empezar a repensar si necesitamos comprar algo antes de repararlo, si no podemos hacer cosas por nosotros mismos, si no puedes reutilizar un producto antes de comprar uno nuevo y empezar a cambiar nuestros propios hábitos y movernos hacia estilos de vida más sostenibles”, agrega Zacarías.

Además, hay que trabajar la conciencia de nosotros como ciudadanos y cambiar nuestro chip y empezar a repensar nuestros patrones de consumo.

Ese cambio de comportamiento supone “pasar de ser consumidores a ser ciudadanos”, condición que se perdió, explica Zacarías “cuando comenzamos este esquema lineal en el que queremos el beneficio inmediato y desvincularnos de nuestra responsabilidad”, como puede ser la de llevar la botella usada al contenedor.

“Es ahí también donde vemos que el valor de un producto es el valor económico y no se incluye también el valor social y ambiental, es decir las externalidades negativas. Por ejemplo, los productos que contaminan desafortunadamente su precio, no lo refleja”.

Zacarías explica por qué dice desafortunadamente: “En los años 70, se estableció el principio: el que contamina paga. Y la idea justamente era, dentro del sistema económico, internalizar los costos ambientales, pero creo que es importante también decir el coste social de los productos. Sin embargo, a pesar de estos esfuerzos, este principio no se ha cumplido y lo que vemos ahora es que el que protege, paga, porque el producto verde suele ser en muchos casos más caro que el producto que tiene un impacto”.

Frustración de los ciudadanos

La experta señala que hay que concienciar a las personas, pero los Gobiernos también tienen un papel que desempeñar, porque en ocasiones se crean campañas que hacen conscientes a los ciudadanos del problema, pero estos acaban frustrados porque no tiene alternativas.

“Si yo le digo a usted no contamine o use productos que son reciclables o separe sus desechos, pero al día siguiente sale y no hay ningún contenedor, no hay un esquema para la separación de desechos o no hay plantas de reciclaje, se va a generar frustración porque el ciudadano ya sabe el problema, pero no tiene la alternativa”.

Por ello es necesario, poner normas que vayan a permitir la instalación de la tecnología necesaria, los incentivos económicos para que el sector privado también pueda moverse más rápidamente a la adaptación de las nuevas tecnologías.

Todo ello no significa un costo, también tiene nuevas oportunidades como la generación de empleos verdes.

No obstante, hay señales positivas, según Zacarías. Por ejemplo, Francia ha cambiado la regulación para disminuir la obsolescencia programada y cada vez hay más países que están sacando de circulación los plásticos de un solo uso.

Producción Antonio Lafuente

https://news.un.org/es/interview/2018/

Anuncios

Entregan Premio Nobel de la Paz a médico congoleño y sobreviviente de esclavitud sexual

Entregan Premio Nobel de la Paz a médico congoleño y sobreviviente de esclavitud sexual

Fue secuestrada y vendida como esclava sexual, tiempo después logró escapar.

Nadia Murad y Denis Mukwege, premios Nobel de la Paz 2018.

Publicado Hace 1 día el 10 de Diciembre de 2018

por

El médico congoleño Denis Mukwege y la iraquí Nadia Murad, que fue esclava de los yihadistas y se convirtió en activista, recibieron en Oslo el Nobel de la Paz de 2018 por combatir el uso de la violencia sexual como arma de guerra y en conflictos armados.

Ambos han contribuido a hacer visible y a combatir ese tipo de violencia, destacó en su fallo el pasado octubre el Comité Nobel Noruego: Mukwege, por su dedicación a ayudar a las damnificadas del conflicto bélico en el Congo, y Murad, por su condición de víctima y por denunciar públicamente los abusos.

“Nadia Murad es la testigo que habla de los abusos cometidos contra ella y otros. Ella ha demostrado un valor extraordinario al relatar sus propios sufrimientos y hablar en nombre de otras víctimas”, expresó el Comité que otorga el galardón.

Ganadora de Nobel de la Paz relata el horror vivido como esclava sexual

Jean-Claude Arnault, condenado a dos años de cárcel por violación, en escándalo Nobel

Murad vivía con su madre y sus 12 hermanos en el pueblo de Kojo, al norte de Irak, cuando el 3 de agosto de 2014 llegaron los soldados del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés). Fue secuestrada y vendida como esclava sexual. La joven logró escapar en noviembre de aquel año, gracias a la ayuda de los vecinos. Acabó en un campo de refugiados de Irak y después se trasladó a Alemania.

Denis Mukwege, de 63 años, ha dedicado su vida en la República Democrática del Congo a defender a las víctimas de la violencia sexual en tiempo de guerra. En 1999 fundó, gracias al apoyo de las organizaciones de ayuda internacional, el hospital de Panzi, en la ciudad de Bukavu, al este del país.

“El doctor Mukwege ha condenado repetidamente la impunidad por violaciones masivas y ha criticado al Gobierno congoleño y a otros países por no hacer lo suficiente para detener el uso de la violencia sexual contra las mujeres como estrategia y arma de guerra”, describió el Comité Noruego.

Mukwege y Murad compartirán los 9 millones de coronas noruegas (970.000 euros; 1,02 millones de dólares) con que está dotado el premio, al igual que el resto de los Nobel.

El de la Paz es el único de los Nobel que no se otorga ni entrega en Estocolmo, a diferencia de los otros cinco galardones, sino en Oslo, por deseo expreso de Alfred Nobel, creador de los premios, ya que en su época Noruega formaba parte del Reino de Suecia.

https://www.eldictamen.mx/2018/12/internacional/entregan-premio-nobel-de-la-paz-a-medico-congoleno-y-sobreviviente-de-esclavitud-sexual/

Las tenía bajo “contrato de esclavitud sexual” para después venderlas

Las tenía bajo “contrato de esclavitud sexual” para después venderlas

Los fiscales dicen que Seth Mull atacó a cuatro mujeres en un lapso de dos meses el año pasado, teniéndolas como su propiedad

Por: El Debate

Foto: AFP

Pensilvania, Estados Unidos.-Un hombre de Pensilvania que fue encontrado en posesión de un “contrato de esclavitud sexual” puede pasar el resto de su vida en prisión luego de ser declarado culpable de múltiples cargos de abuso sexual y tráfico de personas el viernes.

Los fiscales dicen que Seth Mull atacó a cuatro mujeres en un lapso de dos meses el año pasado y las reclamó como su propiedad, incluso vendiéndolas a otros hombres en algunos casos.

Mull, de 31 años de edad, fue declarado culpable de 30 de los 36 cargos por un jurado en el condado de Northampton y ahora enfrenta “cientos de años en prisión”.

“¡Sí, finalmente se terminó!” Algunas mujeres en la sala de audiencias dijeron que se llevaron a Mull, según el periódico. “Hoy, las víctimas se han vengado y podrán comenzar a avanzar en su proceso de curación”, dijo la asistente de la fiscal de distrito Laura Majewski.

También aprecio el hecho de que la comunidad ahora estará a salvo y no tenemos que preocuparnos por que otra mujer sea víctima de Seth Mull.

Los acusadores de Mull dijeron que usaba la violencia y las drogas para mantener a las mujeres bajo su control. Las autoridades encontraron un “contrato de esclavitud sexual” en su teléfono celular.

Asaltó a las mujeres en el área de Belén y Filadelfia, según los investigadores. Una quinta mujer que dijo que Mull la abusó en 2014 declaró que “me dio instrucciones de que si corría o intentaba alertar a alguien de que esto estaba ocurriendo, me mataría”, según el Morning Call.

Mull fue arrestado el año pasado. Los investigadores creen que se convirtió en un depredador cuando tenía solo 13 años.

El temor de que alguna vez tengan que encontrarse con él en la calle y saber que nunca más van a tener que volver a verlo les da la tranquilidad. Creo que esta noche, dormirán bien por primera vez en mucho tiempo,  dijo Majewski

https://www.debate.com.mx/mundo/violador-pensilvania-contrato-trata-personas-mujeres-20181210-0139.html

 

 

 

 

 

Cuando el trabajo es solo ser niños

Cuando el trabajo es solo ser niños

En Ecuador laboran 360.000 menores de 18 años. En el mundo son 218 millones. El programa Tren de los Sueños busca sacarlos de esa responsabilidad.

09 dic 2018 / 00:01

El tamaño de las manos de Roony Javier junto a un charol delatan su edad, 11 años. A las tres de la tarde, meses atrás, gritaba: “¡Empanadas! ¡Empanadas!”.

Ahora está en el km 22 de la vía a Daule, en una empresa multinacional donde saborea un helado. Lo hace y revela que no siempre estuvo al otro lado de la paleta fría, relajado y jugueteando. Con cada mordisco al helado parece que derrite esos días en los que se afanaba para completar un dólar y comprar los ingredientes para merendar arroz con huevo.

Un estudio del INEC indica que los niños que trabajan destinan 40 horas al mes a esa tarea y en promedio reciben ingresos por 100 dólares.

Son cifras que toman forma de rostros, como la carita de Roony Javier. Él y otros 19 niños miran cómo las frutas, la leche y el chocolate se unen y crean el postre que da un festín a sus sentidos. Ellos son parte de los 482 menores ecuatorianos que están en el programa Tren de Sueños, en el que su único trabajo es ser niños.

Roony Javier, sin la tarea de encontrar clientes para las empanadas, va a la escuela. Está en la Filantrópica, aunque la matemática la aprendió en la práctica, pues desde los ocho años nunca se equivoca al dar el vuelto.

Ahora tiene tiempo para jugar pelota. Lo hace y sueña que es Antonio Valencia. Mientras conversa con la periodista dice: “Un día me entrevistarán como el mejor futbolista. Practico en la cancha de mi barrio con mis amigos, quienes también viven en la Flor de Bastión”.

Las palabras de Roony Javier animan a otros niños a contar sus planes de estudio. Una pequeña quiere ser abogada y otra doctora. Sus razones salen de la experiencia de andar de calle en calle recogiendo botellas.

 

Cuando el trabajo es solo ser niños
Personaje. Roony Javier saborea un helado, mientras visita las instalaciones de la fábrica donde se elaboran los de la marca Pingüino.

La una quiere crear leyes para defender como es debido al grupo al que pertenece ahora, y la otra investigar la curación para más enfermedades.

Hay madurez, hay valores, hay ética, hay solidaridad.

Dos niñas lucen sandalias y ello impide que ingresen a la planta. Sin necesidad de solicitarlo, más de un par de zapatos deportivos saltaron de los pies, varios a la vez, con la intención de calzar a las compañeras de batalla. No hay apuro para ingresar, se dividen en dos grupos.

Mientras unos ven la elaboración de los helados, otros se ríen con un dibujo animado proyectado en pantalla gigante.

La Organización Internacional del Trabajo dice que en el mundo 218 millones de niños de entre 5 y 17 años están ocupados en la producción económica. En Ecuador, según la Encuesta de Trabajo Infantil, del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), 360.000 menores de 18 años trabajan.

José Manuel Velázquez, gerente de recursos humanos de Unilever para Ecuador, dice que el Tren de los Sueños es un proyecto tripartito en el que participan los ministerios de Trabajo, de Inclusión Económica y Social y una red de empresas (16 locales y un centenar en el país).

El plan busca concientizar a la población acerca de la importancia de que los niños estudien y de darles las oportunidades para triunfar como seres humanos y profesionales.

Se promueve que el sector privado no contrate a menores de edad. En el caso de Unilever, que opera en 190 países, auditan incluso a los proveedores, para que en sus procesos únicamente laboren personas mayores de edad.

Cuando el trabajo es solo ser niños
Visita. Un grupo de niños y adolescentes visitó las instalaciones de Claro.

El Gobierno sabe que en diciembre se incrementa el número de niños que salen a trabajar y por ello duplica el control, con la meta de subir a más niños al Tren de los Sueños.

Y precisamente por aquellos que todavía no están en el programa, Diario EXPRESO salió a conversar con algunos.

Sin necesidad de buscar mucho se presenta Pablito, de 13 años de edad, quien ofrece pasteles en la avenida del Bombero. Relata que su padre lo manda a trabajar. ¿La razón? Para que se aleje de los problemas.

La explicación sorprende, pues en la calle hay más peligros. La acción es real, el estudio del INEC sostiene que el 17,7 % de los menores de edad trabajan enviados por sus padres, para impedir que hagan malos amigos. Aunque la mayoría lo hace para ayudar al hogar: el 60,4 %.

La realidad es que los vagones del Tren de los Sueños todavía tienen miles de pasajeros por subir. En los mercados y en las esquinas se ve a muchos que han renunciado al trabajo de ser niños y van voceando sus productos, tapándole la boca a sus sueños.

https://www.expreso.ec/actualidad/trabajo-ninos-menores-edad-empresas-YB2517375

Explotación infantil en los campos brasileños del cacao

cacao

Así lo denunció  el investigador Marques Casara, al portal brasileño de Fato, quien expresó: “todo chocolate a la venta en Brasil está contaminado por trabajo infantil“.

El especialista aseguró que no existe supervisión de origen del cacao y que el que no ha sido producido por mano de obra infantil es “indistinguible”.

Destacó que las familias que intervienen en la cadena productiva de cacao se hallan abandonadas por parte del Estado brasileño y agregó que estas son víctimas de un proceso inhumano de explotación por parte de las industrias para obtener ganancias elevadas.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) fue el organismo que auspicio la investigación, para determinar los impactos sociales y ambientales en las cadenas productivas del cacao. Además, para establecer responsabilidades por violaciones de derechos en los eslabones superiores de esas cadenas, que muchas veces no están en el lugar donde ocurre la transgresión.

Trabajo infantil

Las conclusiones del estudio liderado por Marques Casara evidenciaron que la práctica del trabajo infantil es recurrente en la base de la cadena productiva del cacao y que favorece directamente a las grandes procesadoras del rubro con sede en Brasil y que están vinculadas a las empresas multinacionales, así como a las principales industrias.

“Ellas consiguen un producto más barato cuando las familias usan a sus hijos en las etapas de cosecha y de la primera transformación del cacao, que se hace en la propia tierra, en la propiedad, que es la fermentación”, explicó.

También señaló que el precio que pagan los molinos, a través de los intermediarios, no permite que el agricultor pueda contratar el servicio de una persona adulta para ayudar en la cosecha, por ende los campesinos colocan a sus hijos en la actividad. Para que los intermediarios vendan a grandes empresas y multinacionales, sin facturas y sin obligaciones fiscales.

Mafias del cacao

Otros de los hallazgos en la investigación, ha sido la identificación de fraudes en los procesos de intermediación y que consiste en que la mitad de la producción de una propiedad queda con el agricultor y la otrora con el dueño de la tierra. Este mecanismo esconde prácticas de violaciones de derechos, inclusive trabajo esclavo.

Un tercer punto y que no es menos importante, es la gran red de intermediarios que utilizan fraudes fiscales, evasión de impuestos y compran ese cacao de los agricultores para entregarlo a las grandes procesadoras de cacao y a los grandes molinos.

Aunque la industria del chocolate ha sido muy lucrativa, los municipios productores presentan bajos índices de desarrollo humano por la falta de recaudación y operaciones fraudulentas que benefician a las multinacionales.

Brasil se ubica en el séptimo lugar de mayor productor de cacao en el mundo y ha sido calificado como el segundo de América Latina. La semilla se cultiva en ocho estados, y Pará, en la región norte, es responsable por un 49,3 por ciento del volumen total.

Leer en: https://www.elciudadano.cl/brasil/explotacion-infantil-en-los-campos-brasilenos-del-cacao/12/07/#ixzz5ZDg40Nvo

https://www.elciudadano.cl/brasil/explotacion-infantil-en-los-campos-brasilenos-del-cacao/12/07/

Colombia. Menores de edad trabajando en las calles de Cali, un drama que aumenta en diciembre

Menores de edad trabajando en las calles, un drama que aumenta en diciembre

Diciembre 04, 2018 – 11:25 p.m. 2018-12-04 Por:

Redacción de El País
Trabajo infantil Cali 2018

En diciembre es frecuente ver menores en los semáforos de Cali que trabajan limpiando los parabrisas de los carros. Adultos y padres, detrás de este flagelo.

El fenómeno es recurrente. Cada vez que llega diciembre, la población de menores de edad que trabaja en los semáforos de la capital del Valle se aumenta hasta en un 60 %, según informan las autoridades.

La mayoría vende dulces, otros limpian los parabrisas…

Bernardo Peña / El País

https://www.elpais.com.co/contenido-premium/menores-de-edad-trabajando-en-las-calles-un-drama-que-aumenta-en-diciembre.html

El hombre que vendió sus riquezas para luchar contra la esclavitud infantil

El hombre que vendió sus riquezas para luchar contra la esclavitud infantil

Nicolás sabía que se dedicaría a Dios. Sin embargo, es testigo de que un padre quiere vender a sus hijas porque no puede mantenerlas.

El hombre que vendió sus riquezas para luchar contra la esclavitud infantil

El hombre que vendió sus riquezas para luchar contra la esclavitud infantil 

Tiempo de lectura: 2′ Actualizado 16:30

Hay muchos Santos de los que conocemos facetas de su vida, pero muchas veces míticas y que nada tienen que ver con la realidad que tuvieron. Esos momentos de los que Dios recuerda que sus caminos no son los nuestros y su planes se diferencian de los planes humanos. Eso es lo que pasa con el Santo de hoy, San Nicolás de Bari.

Muy popular pero con una vida desconocida, o al menos que nada tiene que ver con lo que se cree saber. Su vida transcurre en el siglo IV en Turquía. Su familia es profundamente cristiana. Prueba de ello, es que los padres quieren lo mejor para su hijo y le educan en una Fe profundamente cristiana. El obispo de Pitara toma parte en completar esta formación de Nicolás.

Cuando sus padres mueren y debe dar una salida a todos sus bienes, que son muchos. Él ya lleva en la sangre esa disponibilidad para los que Dios le pida y lo mejor es desprenderse de ello. Pero, como señalábamos más arriba, el hombre propone y Dios dispone. Por entonces, surge una noticia muy lamentable. Está en boca de todos.

Un padre se ha quedado en la más absoluta miseria y no tiene nada. Sus tres hijas van a morir de hambre y el padre decide venderlas para no verlas sufrir. San Nicolás se entera de todo. Decide entonces hablar con el padre y le asigna sus riquezas de manera que sus hijas no sean vendidas como mercanías y pueda sacarlas adelante.

La Providencia quiere que desemboque en Mira, cuando el anciano Obispo de esa Diócesis había fallecido. Inesperadamente, reparan en él para que sea el Pastor de allí, servicio que hubiese rechazado, de no ser por la obediencia que tenía. Tuvo que sortear muchas dificultades, entre las que se encuentra defender a muchos inocentes condenados a muerte, o asegurar el respeto al Edicto de Milán. Muere en el siglo IV y sus reliquias son trasladadas a Bari (Italia), el siglo XI.

https://www.cope.es/religion/vivir-la-fe/santoral/noticias/san-nicolas-bari-santoral-del-diciembre-2018-20181205_305424

 

El mundo de hoy es más rico, pero también más desigual que nunca

El mundo de hoy es más rico, pero también más desigual que nunca

UNICEF/Wathiq Khuzaie
Un informe de la ONU afirma que una tercera parte de la población de los países más pobres permanecerá en la extrema pobreza en 2030.

4 Diciembre 2018

Un grupo de expertos de la ONU señala que la desigualdad es uno de los mayores retos de nuestra era y supone un obstáculo no solo para el desarrollo, sino una amenaza para la paz. Además, es una de las principales causas de la migración. Esa desigualdad en el desarrollo también es de género.

En vísperas del 32 aniversario de la Declaración sobre el Derecho al Desarrollo el 4 de diciembre, nueve relatores y expertos* de la ONU en derechos humanos han hecho un llamado urgente para intensificar los esfuerzos para combatir la desigualdad económica y la discriminación.

“Hoy vivimos en un mundo más rico, pero también más desigual que nunca. Se están negando los derechos sociales y económicos a demasiadas personas en todo el mundo, incluidos los 800 millones que aún viven en la pobreza extrema”, declaran.

La desigualdad en los ingresos está en aumento, ya que el 10 por ciento más rico de la población mundial gana hasta el 40 por ciento del ingreso total. Algunos informes sugieren que el 82 por ciento de toda la riqueza creada en 2017 fue al 1 por ciento de la población más privilegiada económicamente, mientras que el 50 por ciento en los estratos sociales más bajos no vio ningún aumento en absoluto.

“La desigualdad y la discriminación son algunos de los desafíos que definen al mundo actual. No solo representan un obstáculo para la realización del derecho al desarrollo, sino que también se encuentran entre las principales amenazas para la paz, la seguridad y los derechos humanos en todo el mundo. Como tales, se encuentran entre los impulsores más fuertes para la migración”, aseguran.

Desigualdad de género

Las amplias brechas entre el empoderamiento económico y la oportunidad de las mujeres y los hombres también siguen siendo generalizadas en todo el mundo. Las desigualdades que enfrentan las mujeres en muchas áreas de sus vidas violan sus derechos a  participar, contribuir y disfrutar del desarrollo económico, social, cultural y político.

Los expertos subrayan la necesidad crítica de promover sociedades menos desiguales y de mejorar la igualdad de oportunidades dentro de los países asegurando el cumplimiento de la distribución de los beneficios del desarrollo como marca la Declaración.

La igualdad y la no discriminación son garantías fundamentales en el núcleo del derecho internacional de los derechos humanos.

Hace más de 30 años, la Declaración sobre el Derecho al Desarrollo reconocía que la desigualdad estaba socavando los derechos humanos de manera inherente.

Haciendo un llamamiento para un desarrollo más equitativo a nivel internacional y nacional, la Declaración destaca la importancia de asegurar la distribución justa de los beneficios del desarrollo y la igualdad de oportunidades para todos en su acceso, entre otros capítulos, a la educación, los servicios de salud, los alimentos y la vivienda. Sin embargo, esto sigue siendo una declaración de aspiración para una gran parte de la población mundial.

Igualdad en la desigualdad

Las demandas de justicia para el desarrollo en todo el mundo han permanecido sin respuesta. La desigualdad en el ingreso, el salario y la riqueza está plagando a los países desarrollados y en desarrollo por igual.

Según las cifras de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, la desigualdad de ingresos en sus países se encuentra en su nivel más alto en 50 años. El ingreso promedio del 10 por ciento más rico de la población es aproximadamente 9,5 veces más alto que el del 10 por ciento más pobre. La desigualdad de riqueza es aún más pronunciada, con el 10 por ciento superior que posee la mitad de la riqueza total, mientras que el 40 por ciento inferior tiene solo el 3 por ciento.

Estas disparidades son aún más marcadas en los países en desarrollo y en las economías emergentes.

Las desigualdades sistémicas integradas en la arquitectura económica global combinadas con la discriminación estructural, en función del sexo, el género, la edad, la discapacidad, la raza, el origen étnico, la religión y el estatus legal, económico o de otra índole, significan que muchas personas, minorías y grupos permanecen marginados. Totalmente excluido del desarrollo.

Esto no solo socava la dignidad humana, sino también el estado de derecho y la realización de todos los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales.

Además, “las desigualdades en nuestro sistema de gobernanza global significan que los países que enfrentan mayores dificultades para implementar el derecho al desarrollo, especialmente los países menos desarrollados, los países afectados por el desplazamiento, los países en desarrollo sin litoral y los pequeños Estados insulares en desarrollo, se quedan atrás y son incapaces de disfrutar los beneficios del desarrollo sobre una base justa y equitativa”, indican.

El cambio climático  y la austeridad como agravantes

Lo que es peor, algunos se ven más retrasados ​​debido al impacto desproporcionado de las tendencias globales adversas, como el cambio climático, la degradación del medio ambiente, los peligros naturales o las políticas de austeridad impuestas como resultado de la crisis financiera y económica.

“Superar la desigualdad y combatir la discriminación no solo es una necesidad, sino que de hecho son obligaciones legalmente vinculantes. La igualdad y la no discriminación son garantías fundamentales en el núcleo del derecho internacional de los derechos humanos. Los Estados deben respetar sus deberes y combatir las diversas formas de discriminación y desigualdad para garantizar un futuro basado en un desarrollo justo, inclusivo y equitativo”, dicen los expertos.

El próximo año, los Estados informarán al Foro Político de Alto Nivel sobre cómo “Capacitar a las personas y garantizar la inclusión y la igualdad”, lo que para los expertos supone una “oportunidad para promover el derecho al desarrollo, los derechos económicos y sociales, y para fortalecer la promoción de sociedades más igualitarias”.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android O subscríbete a nuestro boletín.

Los firmantes de la declaración son Saad Alfarargi, relator especial sobre el derecho al desarrollo; Obiora C. Okafor, experto independiente sobre los derechos humanos y la solidaridad internacional; Livingstone Sewanyana, experto independiente en la promoción de un orden internacional democrático y justo; Dainius Purashttp://www.ohchr.org/EN/Issues/Health/Pages/SRRightHealthIndex.aspx, relator especial sobre el derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental; Koumbou Boly Barry, relator especial sobre el derecho a la educación; David R. Boyd, relator especial para los derechos humanos y el medio ambiente; Felipe González Morales, relator especial para el derecho de los migrantes; Fernand De Varennes; relator especial para las cuestiones de las minorías; . Cecilia Jimenez-Damary, relatora especial sobre los derechos humanos de las personas desplazas internamente.

*Los Relatores Especiales de Naciones Unidas forman parte de los ‘Procedimientos Especiales’, el mayor órgano de expertos independientes en el sistema de la ONU para los Derechos Humanos, el cual reúne a los mecanismos de investigación y monitoreo establecidos por el Consejo de Derechos Humanos, con el fin de hacer frente a situaciones concretas en países o a cuestiones temáticas en todo el mundo. Los expertos de los procedimientos especiales trabajan de manera voluntaria; no son miembros del personal de las Naciones Unidas y no perciben ninguna remuneración por su trabajo como Relatores. Los relatores especiales son independientes de cualquier gobierno u organización y ejercen sus funciones a título individual.

https://news.un.org/es/story/2018/12/1447091

“Na­die pue­de la­var­se las ma­nos ante la trá­gi­ca reali­dad de la es­cla­vi­tud”, dice el Papa

“Na­die pue­de la­var­se las ma­nos ante la trá­gi­ca reali­dad de la es­cla­vi­tud”, dice el Papa


El tweet del San­to Pa­dre para este 2 de di­ciem­bre, día en el que se ce­le­bra la Jor­na­da In­ter­na­cio­nal para la Abo­li­ción de la Es­cla­vi­tud. Esta ce­le­bra­ción fue es­ta­ble­ci­da para con­cien­ciar a la opi­nión pú­bli­ca so­bre el fla­ge­lo que su­po­ne la es­cla­vi­tud mo­der­na, que en la ac­tua­li­dad afec­ta a más de 40 mi­llo­nes de per­so­nas en todo el mun­do.

Levan­te­mos el velo de in­di­fe­ren­cia que cu­bre el des­tino de quien su­fre. Na­die pue­de la­var­se las ma­nos ante la trá­gi­ca reali­dad de la es­cla­vi­tud de hoy”, lo es­cri­be el papa Fran­cis­co en un tweet en el Día In­ter­na­cio­nal para la Abo­li­ción de la Es­cla­vi­tud, de esta ma­ne­ra el Pon­tí­fi­ce le­van­ta su voz para de­nun­ciar este fla­ge­lo que afec­ta a los más vul­ne­ra­bles de la so­cie­dad.

El tweet del San­to Pa­dre para este 2 de di­ciem­bre, día en el que se ce­le­bra la Jor­na­da In­ter­na­cio­nal para la Abo­li­ción de la Es­cla­vi­tud. Esta ce­le­bra­ción fue es­ta­ble­ci­da para con­cien­ciar a la opi­nión pú­bli­ca so­bre el fla­ge­lo que su­po­ne la es­cla­vi­tud mo­der­na, que en la ac­tua­li­dad afec­ta a más de 40 mi­llo­nes de per­so­nas en todo el mun­do.

Le­van­te­mos el velo de in­di­fe­ren­cia que cu­bre el des­tino de quien su­fre. Na­die pue­de la­var­se las ma­nos ante la trá­gi­ca reali­dad de la es­cla­vi­tud de hoy”, lo es­cri­be el Papa Fran­cis­co en un tweet en el Día In­ter­na­cio­nal para la Abo­li­ción de la Es­cla­vi­tud, de esta ma­ne­ra el Pon­tí­fi­ce le­van­ta su voz para de­nun­ciar este fla­ge­lo que afec­ta a los más vul­ne­ra­bles de la so­cie­dad.

Nú­me­ros dra­má­ti­cos y alar­man­tes

La ce­le­bra­ción del Día In­ter­na­cio­nal para la Abo­li­ción de la Es­cla­vi­tud, fue apro­ba­da el 2 de di­ciem­bre de 1949, para con­me­mo­rar el aniver­sa­rio del Con­ve­nio para la Re­pre­sión de la Tra­ta de Per­so­nas y de la Ex­plo­ta­ción de la Pros­ti­tu­ción aje­na. Des­de en­ton­ces, casi más de 70 años atrás, los nú­me­ros de este fla­ge­lo son aún dra­má­ti­cos y alar­man­tes: 40,3 mi­llo­nes de per­so­nas en todo el mun­do son víc­ti­mas de la es­cla­vi­tud mo­der­na, se­gún la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT). Los más afec­ta­dos de ma­ne­ra des­pro­por­cio­na­da por esta la­cra, son mu­je­res y ni­ñas re­pre­sen­tan­do el 71% del to­tal, casi 29 mi­llo­nes. Del to­tal de víc­ti­mas, un 25% son ni­ños, al­re­de­dor de 10 mi­llo­nes.

Un fe­nó­meno con for­mas siem­pre nue­vas

El tér­mino de es­cla­vi­tud mo­der­na se uti­li­za como un tér­mino ge­ne­ral que abar­ca di­ver­sas prác­ti­cas como el tra­ba­jo for­zo­so y el ma­tri­mo­nio for­za­do. Con ella, se hace re­fe­ren­cia a si­tua­cio­nes de ex­plo­ta­ción en las que una per­so­na no pue­de re­cha­zar o aban­do­nar de­bi­do a ame­na­zas, vio­len­cia, coer­ción, en­ga­ño o abu­so de po­der. Si bien el tra­ba­jo in­fan­til no en­tra den­tro del tér­mino ge­ne­ral de es­cla­vi­tud mo­der­na, nor­mal­men­te se sue­le re­la­cio­nar con ella.

Los in­for­mes pre­pa­ra­dos por los ór­ga­nos de las Na­cio­nes Uni­das y las ONG de­mues­tran aún la per­sis­ten­cia de las vie­jas for­mas de es­cla­vi­tud que sub­sis­ten al am­pa­ro de creen­cias y cos­tum­bres tra­di­cio­na­les. Esas for­mas de es­cla­vi­tud son el re­sul­ta­do de una dis­cri­mi­na­ción arrai­ga­da con­tra los gru­pos más vul­ne­ra­bles de la so­cie­dad, como las per­so­nas con­si­de­ra­das de cas­ta in­fe­rior, las mi­no­rías tri­ba­les y los pue­blos in­dí­ge­nas.

El tra­ba­jo for­zo­so

Se­gún un in­for­me dado en 2016, se es­ti­ma que unos 25 mi­llo­nes de per­so­nas es­ta­ban atra­pa­das en tra­ba­jo for­zo­so; de ellas, 16 mi­llo­nes eran víc­ti­mas de la ex­plo­ta­ción la­bo­ral for­za­da en el sec­tor pri­va­do (tra­ba­jo do­més­ti­co, la cons­truc­ción y la agri­cul­tu­ra), al­re­de­dor de 5 mi­llo­nes eran víc­ti­mas de la ex­plo­ta­ción se­xual for­za­da; y poco más de 4 mi­llo­nes (16 por cien­to del to­tal) del tra­ba­jo for­zo­so im­pues­to por las au­to­ri­da­des del Es­ta­do. Jun­to con for­mas tra­di­cio­na­les de tra­ba­jo for­zo­so, como el tra­ba­jo en con­di­cio­nes de ser­vi­dum­bre y la ser­vi­dum­bre por deu­das, exis­ten en la ac­tua­li­dad for­mas más con­tem­po­rá­neas como el de los tra­ba­ja­do­res mi­gran­tes que son víc­ti­mas de la tra­ta.

Los paí­ses con más es­cla­vos

En­tre las cau­sas que ge­ne­ran la es­cla­vi­tud se en­cuen­tran hoy en día, las gue­rras y los to­ta­li­ta­ris­mos, por ello, en­tre los paí­ses con ma­yor nú­me­ro de es­cla­vos en el mun­do se en­cuen­tra Co­rea del Nor­te, aquí una per­so­na de cada diez vive en es­cla­vi­tud, obli­ga­do por el Es­ta­do a tra­ba­jar por el “bien de la pa­tria”. Le si­gue Eri­trea, Bu­run­di, Re­pú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na. Lue­go, Af­ga­nis­tán, Mau­ri­ta­nia, Su­dán del Sur, Pa­kis­tán, Cam­bo­ya e Irán. La es­cla­vi­tud tam­bién afec­ta a paí­ses ri­cos como los Es­ta­dos Uni­dos, Aus­tra­lia, Reino Uni­do, Fran­cia, Ale­ma­nia, Paí­ses Ba­jos y mu­chos otros paí­ses eu­ro­peos en­tre los cua­les tam­bién Ita­lia, don­de el co­mer­cio y los flu­jos mi­gra­to­rios crean un te­rreno fér­til para la es­cla­vi­tud.

Un tra­ba­jo de­cen­te ne­ce­si­ta ma­yor es­fuer­zo

Se­gún los Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble, y en par­ti­cu­lar la meta 8, que pro­mue­ve el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co sos­te­ni­do, in­clu­si­vo y sos­te­ni­ble, el em­pleo pleno y pro­duc­ti­vo y el tra­ba­jo de­cen­te para to­dos, no po­drán ser al­can­za­dos a me­nos que se in­ten­si­fi­quen en for­ma drás­ti­ca los es­fuer­zos para eli­mi­nar la es­cla­vi­tud. Por ello, es ne­ce­sa­rio adop­tar me­di­das in­me­dia­tas y efi­ca­ces para erra­di­car el tra­ba­jo for­zo­so, po­ner fin a las for­mas con­tem­po­rá­neas de es­cla­vi­tud y la tra­ta de per­so­nas y ase­gu­rar la prohi­bi­ción y eli­mi­na­ción de las peo­res for­mas de tra­ba­jo in­fan­til, in­clui­dos el re­clu­ta­mien­to y la uti­li­za­ción de ni­ños sol­da­dos.

(Re­na­to Mar­ti­nez – Ciu­dad del Va­ti­cano, va­ti­can­news.va)

https://www.agenciasic.es/2018/12/03/nadie-puede-lavarse-las-manos-ante-la-tragica-realidad-de-la-esclavitud-dice-el-papa/

El musulmán que lucha contra la esclavitud de 172 millones de niños en el mundo

El musulmán que lucha contra la esclavitud de 172 millones de niños en el mundo

Ehsan Ullah Khan se dedica a la lucha contra la esclavitud infantil en el mundo. Ha visitado Asturias para dar testimonio de su labor.

Ehsan Ullah Khan junto al Arzobispo de Oviedo, Fray Jesús Sanz Montes

Ehsan Ullah Khan junto al Arzobispo de Oviedo, Fray Jesús Sanz Montes 

Director Editorial COPE

Tiempo de lectura: 2′ Actualizado 13:13

Invitado por el movimiento apostólico “Encuentro y Solidaridad”, está visitando Asturias Ehsan Ullah Khan, fundador del Frente de Liberación del Trabajo Forzado, una organización dedicada a luchar contra la esclavitud infantil en el mundo.

Hace ya cincuenta años Eshan conoció de primera mano la realidad de la esclavitud infantil en su país, Pakistán. Debido a su lucha contra esta lacra estuvo encarcelado en doce ocasionesfue torturado y la mafia intentó asesinarle. Por todo ello tuvo que exiliarse en Suecia, donde vive desde los años 90. Desde allí continúa dando a conocer esta realidad que afecta especialmente a las multinacionales de la moda, grandes empresas de consumo rápido a precios muy populares cuyos productos se fabrican a menudo en países asiáticos para abaratar costes. Estos días se encuentra en Asturias, donde tiene una intensa tarea de difusión de su actividad y de la realidad de la esclavitud en el mundo, que afecta, según algunas ONG, a más de 172 millones de personas.

Ehsan reconoce que en su país está muy arraigado un sistema social de tipo feudal, donde los más pobres no tienen derechos. En esas clases más bajas hay personas de todas las religiones, pero la mayor parte son cristianos. Este era el caso de Iqbal Masih, un niño esclavo que él mismo liberó en 1995 y que se convirtió en un símbolo de la lucha contra el trabajo infantil y fue asesinado al poco tiempo. Ehsan es musulmán pero está convencido de que este niño murió como un mártir, tras ayudar a liberar a otros 3.000 niños de la esclavitud, y por eso piensa que se debería abrir su causa de beatificación.

El movimiento católico Encuentro y Solidaridad subraya la lucha de Ehsan para ofrecer una educación a estos niños, y también su línea de defensa legislativa y política, que ellos quieren apoyar. Estos días ha sido recibido por el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz, y ha mantenido varios encuentros, por ejemplo con los estudiantes de la Escuela Universitaria Padre Ossó, para animarles a que se impliquen en la lucha contra la esclavitud infantil.

https://www.cope.es/programas/el-espejo/noticias/hombre-que-lucha-contra-esclavitud-172-millones-ninos-mundo-20181204_304576