líderes indígenas asesinados

UNDP Peru/Mónica Suárez Galindo

Cuatro líderes indígenas son asesinados al mes en América Latina por defender sus derechos

12 Junio 2020América

En la región existen 1223 conflictos territoriales. La represión y criminalización de los pueblos indígenas que defienden sus derechos ha conducido al asesinato de centenares de sus líderes. América Latina pide acabar con la cultura del privilegio que naturaliza las desigualdades, las discriminaciones e insta a construir sociedades pluriculturales.

Según un nuevo estudio conjunto de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe y el Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y el Caribe, los más de 800 pueblos indígenas de América Latina han de tener un papel protagonista en los espacios de toma de decisiones. Este rol no solo ha de servir para defender su derecho a la autodeterminación, sino también por las destacadas contribuciones que pueden realizar en los procesos de reformulación de los modelos de desarrollo

Aunque hace ya más de tres décadas de la adopción del Convenio sobre Pueblos Indígenas y Tribales de la Organización Internacional del Trabajo y que los Estados de América Latina reconocieron plenamente sus derechos, los pueblos autóctonos de la región, unos 60 millones de personas que representan un 10% del total de la población, continúan siendo uno de los colectivos con mayores atrasos en materia económico-social, pese a los grandes avances logrados en este ámbito en Latinoamérica.

La vacuna es el desarrollo sostenible

El informe destaca que uno de los principales retos de los países de América Latina y el Caribe es el de construir “sociedades institucionalmente pluriculturales, diversas, inclusivas, equitativas y no discriminatorias“, donde se reconozcan y garanticen los derechos de los pueblos indígenas.

Según el documento, uno de los modos de lograrlo es a través de la aplicación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, “si en los próximos diez años se presta la debida y adecuada atención a la armonización de sus Objetivos y las correspondientes metas con los derechos colectivos de los pueblos indígenas”.

Por ese motivo, insta a crear las “condiciones legislativas, institucionales, políticas y económicas que reflejen la diversidad existente” y hagan efectivo el compromiso “de reconocer, respetar, promover, impulsar y no menoscabar en modo alguno los derechos de las comunidades originarias y de defender los principios de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas”, un compromiso que asumieron los países el año 2014 en el marco de su Conferencia Mundial.OIT/R. LordMujeres indígenas en una calle de La Paz, Bolivia

Crecen los conflictos por demandas territoriales

La secretaria ejecutiva de la Comisión, Alicia Bárcena, destacó que los 1223 conflictos territoriales actuales generaron movilizaciones que obtuvieron como respuesta “represión y criminalización”, como los asesinatos de 232 defensores de los territorios indígenas entre 2015 y los primero seis meses de 2019. Esas cifras representan una media de cuatro asesinatos al mes en la región.

Debemos terminar con la cultura del privilegio que naturaliza las desigualdades, las discriminaciones y que hemos heredado de la Colonia.

Bárcena recordó que el nivel de pobreza de la población indígena es mayor que el de la no indígena, y que las desigualdades salariales entre ambos grupos poblacionales son mayores según el “nivel de escolaridad y género”.

“Debemos terminar con la cultura del privilegio que naturaliza las desigualdades, las discriminaciones y que hemos heredado de la Colonia. Tenemos que vencer la cultura del privilegio e irnos a una cultura de la igualdad que respete especialmente la gran riqueza de los pueblos indígenas. Abya Yala (América en lengua guna) es una tierra en plena madurez, con sangre vital y donde urge garantizar los derechos de los pueblos indígenas”, afirmó.

El informe ofrece un panorama actualizado sobre la situación de los derechos territoriales y de los bosques, la demografía y el derecho al bienestar de los pueblos indígenas de América Latina, con el objetivo de apoyar el seguimiento de la implementación de la Agenda 2030 y a las acciones urgentes para acelerar el cumplimiento de los compromisos asumidos por los países de la región.

ODS3. Primeros casos de la COVID-19 en el campamento de refugiados más grande del mundo

ODS3. Primeros casos de la COVID-19 en el campamento de refugiados más grande del mundo
Los niños rohingya se enfrentan a un riesgo mayor de sufrir violencia física, sexual y emocional a medida que se endurecen las medidas de aislamiento de la cuarentena después de confirmarse, el pasado fin de semana, los primeros casos de la COVID-19 en el campo de refugiados más grande y densamente poblado del mundo

18-05-2020
Corresponsables (@Corresponsables)
respuesta_refugiados_rohingya_distanciamiento_social_sensibilizacion_y_prevencion_2

Los niños representan más de la mitad de los 859.000 refugiados que subsisten en Cox’s Bazar, al sur de Bangladesh y se encuentran entre los 85 millones de niños más vulnerables por la crisis COVID-19.

“El conocimiento es poder cuando se trata de COVID-19, y es positivo que los refugiados rohingya estén siendo informados de todo para que se puedan prevenir más casos”, dice Rachel Wolff, Directora de Respuesta Humanitaria de World Vision en Cox’s Bazar. “Sin embargo, el brote implica para los niños un mayor riesgo de sufrir violencia física, sexual y emocional ya que están fuera de clase y confinados en sus hogares superpoblados. Ese es un escenario potencialmente peligroso que los hace extremadamente vulnerables”.

Desde que comenzó el confinamiento en el país, el 26 de marzo, las medidas de prevención gubernamentales de la COVID-19 han obligado a World Vision y otras agencias a reducir sus actividades en los campamentos solamente a los “servicios críticos” básicos. Los trabajadores se limitan a brindar asistencia alimentaria, servicios de salud y nutrición, y agua y saneamiento.

Con el personal reducido en los campamentos, y centros de aprendizaje cerrados, Wolff dice que le preocupa que los niños tengan menos lugares seguros y adultos confiables a los que poder recurrir para pedir ayuda. “Hemos aprendido de crisis pasadas, como la pandemia del ébola, que los niños en cualquier tipo de emergencia corren mayor riesgo de abuso y explotación, especialmente cuando no tienen la protección de los centros escolares. Los niños en los campamentos nos dicen que anhelan regresar a nuestros centros de aprendizaje, pero nos vimos obligados a cerrarlos hace meses, y ahora las restricciones de cierre pueden ser aún más estrictas”.

Rachel Wolff, trabajadora humanitaria, eligió permanecer en terreno después de que muchos expatriados fueran evacuados de Cox’s Bazar, donde dirige un equipo de 300 empleados de campo. “Como madre, me preocupa cómo las consecuencias de la COVID-19 están afectando a los niños rohingya”, dice. “Me temo que veremos más matrimonio infantil y trabajo infantil en los próximos meses a medida que aumente la pobreza en los campamentos, y los padres recurran a medidas de supervivencia negativas solo para alimentar adecuadamente a sus familias”.

En los campamentos, World Vision está ayudando a las familias rohingya a protegerse contra el virus. Recientemente se instalaron 3.750 estaciones de lavado de manos adicionales y se distribuyó jabón a 17.700 familias más. Los equipos de de la ONG difunden, diariamente, medidas de prevención de higiene con padres y líderes de campamentos. En asociación con el Programa Mundial de Alimentos (PMA), la agencia proporciona raciones de alimentos a 96.000 hogares mensualmente.
https://www.corresponsables.com/actualidad/ods3-primeros-casos-covid19-campamento-refugiados-mas-grande-mundo

“Tengo 22 años, soy mujer y he apostatado del islam”

“Tengo 22 años, soy mujer y he apostatado del islam”
Nao ha montado la primera Asociación de Exmusulmanes de España. En esta entrevista, nos habla de su asociación, de sus ideas del mundo y de su propia experiencia como apóstata del islam
tengo-22-anos-soy-mujer-y-he-apostatado-del-islam
Foto: Nao. (EC)
Nao. (EC)
AUTOR
JUAN SOTO IVARS
Contacta al autor
juansotoivars
TAGS
ISLAMRELIGIÓN
TIEMPO DE LECTURA17 min
14/05/2020 05:00
Se llama Nao, es una apóstata del islam y ha montado la primera asociación de exmusulmanes de España. Nao es española de origen magrebí, nacida aquí, hija de la inmigración. Solo tiene 22 años y ya habla con la madurez de una mujer de 40. Su asociación es una red para acoger a otros apóstatas, que con frecuencia serán expulsados de sus comunidades tras negarse a someterse a los designios de Dios o sus ministros. Llego a su perfil de Twitter rebotando por los de algunas de las comunicadoras que más admiro: Mimunt Hamido, Násara Jahdui, Najat El Hachimi, mujeres, como ella, hartas de mezquitas y demás zarandajas. En esta entrevista, Nao nos habla de su asociación, de sus ideas del mundo y de su propia experiencia como apóstata del islam.

PREGUNTA. Empecemos por esa Asociación de Exmusulmanes que has creado. ¿Qué es?

RESPUESTA. La Asociación de Exmusulmanes nació en abril del año 2019 con el propósito de ser una red de apoyo entre apóstatas del islam, poder ayudarnos todos con lo que sea posible. Cada uno aporta su granito de arena. También nos gustaría, en un futuro, cuando tengamos más recursos, poder facilitar una pequeña ayuda para todas esas personas que quieran emanciparse de sus padres. Por desgracia, el único camino muchas veces para dejar la religión es huir de casa y empezar de cero. Y ya, poniéndonos utópicos, que algún día se nos brinde esa seguridad institucional para poder “salir del armario” como apóstatas y no temer por nuestra vida.
https://www.elconfidencial.com/espana/2020-05-14/entrevista-nao-apostata-islam_2594139/

Actualizan listado de trabajos peligrosos para los adolescentes

Actualizan listado de trabajos peligrosos para los adolescentes
En su elaboración participaron representantes del sector público, empleadores, trabajadores y sociedad civil
ANDINA/Difusión
ANDINA/Difusión
000157492W niños trabajando

10:59 | Lima, may. 4.

El Comité Directivo Nacional para la Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil (CPETI) culminó la revisión de la propuesta de relación de trabajos y actividades peligrosas o nocivas para la salud integral y la moral de los adolescentes, elaborada por el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, en su tercera sesión extraordinaria virtual del 29 de abril pasado.

En la revisión del listado participaron 40 representantes del sector público, de los empleadores, de los trabajadores y de las organizaciones de la sociedad civil.

Ellos mostraron, durante cada jornada, su compromiso por contribuir con el objetivo de prevenir el ingreso de los adolescentes menores de 18 años al trabajo peligroso y de garantizar condiciones seguras para aquellos que trabajan, proporcionando un marco jurídico que fortalezca la inspección laboral.

Espacio de diálogo

Desde el inicio de sus actividades en el 2013, el CPETI se constituyó en un espacio de diálogo tripartito y multisectorial que impulsa y da seguimiento a la política pública relativa a la prevención y erradicación del trabajo infantil y de protección de los adolescentes que trabajan.

Adscrito al Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE), sus actividades son impulsadas por la Dirección General de Derechos Fundamentales y Seguridad y Salud en el Trabajo, que ejerce la Presidencia, y la Dirección de Promoción y Protección de Derechos Fundamentales Laborales que cumple la responsabilidad de Secretaría Técnica.

En el 2002, el Perú ratificó el Convenio N° 182 de la OIT sobre las peores formas de trabajo infantil y la acción inmediata para eliminarlo, con lo cual se comprometió a la elaboración de un listado de trabajos peligrosos para los adolescentes que por su naturaleza o las condiciones en las que se lleve a cabo, es probable que dañe su salud, moralidad o seguridad.

En el contexto de la Emergencia Sanitaria por el coronavirus, se debe resaltar la pertinencia y urgencia de la revisión de la propuesta de listado y la conformación de un grupo de redacción para la presentación de la propuesta final, ya que el país ocupa a uno de cada cuatro niños, niñas o adolescentes menores de 18 años y a uno de cada tres adolescentes entre los 14 y 17 años, según la Encuesta Nacional de Hogares 2018.

https://andina.pe/agencia/noticia-actualizan-listado-trabajos-peligrosos-para-los-adolescentes-795744.aspx

Arabia Saudí anuncia que dejará de ejecutar a menores de edad

Arabia Saudí anuncia que dejará de ejecutar a menores de edad
Hay pena de muerte por adulterio, apostasía o brujería, y la sentencia se ejecuta por decapitación con espada, fusilamiento, lapidación y crucifixión
REDACCIÓN 28 de abril de 2020
el-rey-emerito-espanol-juan-carlos-i-mantiene-estrechos-lazos-con-la-monarquia-saudi-foto-ep
FacebookTwitterWhatsAppMeneame
Las monarquías española y saudí mantienen estrechos lazos / Foto: EP
Las monarquías española y saudí mantienen estrechos lazos / Foto: EP
El Reino de Arabia Saudí ha publicado un decreto anunciado que pone fin a las ejecuciones de aquellas personas acusadas de delitos cuando eran menores de edad, sustituyéndolas por penas privativas de libertad de no más de diez años a cumplir en centros de detención de menores.

La Comisión Saudí de Derechos Humanos (HRCS, por sus siglas en inglés) ha publicado este domingo un comunicado en el que se congratula por la decisión tomada por las autoridades del reino, ya que el decreto, ha dicho, “ayuda a modernizar el código penal” de Arabia Saudí.

Esta decisión se ha tomado días después de que el Tribunal Supremo de Arabia Saudí haya decretado eliminar el castigo por flagelación del sistema judicial, sustituyéndolo por penas de prisión, multas, o una combinación de ambas. La HRCS ha finalizado su comunicado anunciando que hay previstos más cambios en relación al código penal saudí.

La pena de muerte puede ser impuesta por una amplia gama de delitos que incluyen el asesinato, la violación, el robo a mano armada, el uso reiterado de drogas (incluído el alcohol), la apostasía, el adulterio, la brujería o hechicería, y puede ser ejecutada, en ocasiones públicamente, mediante decapitación con una espada, lapidación, fusilamiento o crucifixión.

También se aplican penas de amputación corporal de manos o pies, también públicas y ejecutadas con una espada por delitos de robo y otros.

Condenadas por haber sidio violadas

En aplicación de la sharia o ley islámica, reino donde se hallan los lugares más sagrados la religión musulmana incluye el castigo físico entre sus penas legales. Algunos crímenes menores como el “desvío sexual” o la embriaguez son castigados con azotes o latigazos propinados en público. En los 2000, se informó sobre mujeres sentenciadas a ser azotadas por adulterio que, realmente, habían sido víctimas de violación, pero no pudieron probar quiénes habían sido los agresores.

El número de golpes no está claramente determinado por la ley y varía de acuerdo al criterio de los jueces, oscilando entre decenas de latigazos a varios miles, generalmente aplicados en un periodo de semanas o meses para que no causen la muerte del condenado. Algunas sentencias han llegado a los 2.500 golpes.

Además, en octubre de 2018, el periodista Jamal Kashoggi, residente en Estados Unidos y crítico del príncipe heredero Mohammed bin Salman, el gobernante de facto del reino, fue asesinado y descuartizado en el consulado saudí en Estambul (Turquía), según acabaron admitiendo las autoridades de Riad tras haber intentado ocultarlo. Su cuerpo no ha aparecido. Y la tortura es una práctica habitual en las comisarías, según han denunciado diversos organismos internacionales.

La plaza Dira de Riad, conocida como Chop Chop Square por ser escenario de ejecuciones públicas / Foto: Luke Richard Thompson
la-plaza-dira-de-riad-conocida-como-chop-chop-square-por-ser-escenario-de-ejecuciones-publicas-foto-luke-richard-thompson_4_980x400
https://www.ecoavant.com/actualidad/arabia-saudi-anuncia-dejara-ejecutar-menores-edad_5045_102.html

Niños esclavos

Niños esclavos
Este jueves se celebra el día mundial contra la esclavitud infantil, un fenómeno que, lejos de disminuir, continúa vigente, sobre todo en las economías menos desarrolladas, y en actividades como la agricultura, la prostitución o incluso la guerra, algunos de los sectores que usan menores como mano de obra
Niños en fabrica textil en latinoamerica

Niños en una fábrica textil de Latinoamérica. – FUNDACIÓN MÁS VIDA
Niños en una fábrica textil de Latinoamérica. – FUNDACIÓN MÁS VIDA

0
Mario Gracia, Espacio3
15/04/2020

Esta semana, la Fundación Más Vida debería haber inaugurado una exposición en el Centro Joaquín Roncal CAI-ASC de Zaragoza para conmemorar el Día Mundial contra la Esclavitud Infantil, que se celebra cada año el 16 de abril. Pero, con este espacio expositivo cerrado, y el público potencial recluido en sus casas por la epidemia de coronavirus, esta muestra fotográfica tendrá que esperar tiempos mejores. No así su mensaje que, por desgracia, sigue vigente.

Tal vez cueste imaginar que en pleno siglo XXI siga existiendo la esclavitud infantil, y más complicado todavía resulte hacerse a la idea de las dimensiones que este fenómeno alcanza a escala planetaria. Pero la cruda verdad es que esta realidad continúa afectando a la población más vulnerable, los niños. De ahí la importancia de crear conciencia y exigir su erradicación.

NOTICIAS RELACIONADAS
Rodeados de explotación infantil

Un trabajo de prevención y sensibilización
Se calcula que cerca de 264 millones de niños y niñas de entre 5 y 17 años se ven obligados a trabajar. Y, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), unos 250 millones de los menores que están siendo utilizados como mano de obra no alcanzan ni tan siquiera los 14 años de edad. Si se añaden los niños que tienen que trabajar en duras tareas familiares en un ambiente de extrema pobreza, la cifra se eleva a los 400 millones.

Los menores explotados están por todas partes, pero resultan invisibles. Permanecen ocultos tras las paredes de talleres y fábricas, o de muchos hogares, principalmente en el caso de las niñas, que son utilizadas como sirvientas, cuidadoras y asistentas sin salario, convirtiéndolas en una población especialmente expuesta a sufrir abusos y maltrato. Otros se encuentran fuera de la vista del público, alejados del foco en este mundo hiperconectado, trabajando en plantaciones o minas.

La infancia desfavorecida, excluida del sistema educativo y atrapada en el círculo de la pobreza, ve cómo la necesidad socava sus derechos más básicos, pese a que la mayoría de los estados ha ratificado los acuerdos y tratados que les comprometen a defenderos.

En muchos casos, la explotación infantil está asumida dentro de la familia como una fuente más de ingresos. Además, un menor resulta más fácil de explotar que un adulto a causa de su indefensión y sumisión, y más rentable, debido al hecho de que realiza el mismo trabajo que un adulto, pero sin ningún tipo de queja y a cambio de una remuneración muy inferior.

Un rasgo común que normalmente comparte la infancia explotada es que suele asumir labores ilegales, peligrosas y degradantes. Pero este tipo de esclavitud no se presenta bajo una única forma, puesto que se manifiesta a través de distintas vías de sometimiento, entre las que se encuentran el trabajo forzoso, la trata infantil, la esclavitud doméstica, el matrimonio forzado, el reclutamiento de niños soldado o la explotación sexual.

Alrededor de un 70% de los menores explotados trabaja en el sector de la agricultura. Pero solo uno de cada cinco recibe un salario, pues la gran mayoría ayuda a su familia, sin percibir ninguna remuneración.

Se calcula que un millón son obligados a prostituirse, sobre todo niñas, que atraviesan un calvario sin fin. El maltrato y el abuso a los que son sometidas les dejan secuelas de por vida, depresión y estrés que a menudo desembocan en intentos de suicidio. También deben enfrentarse a enfermedades de transmisión sexual, como el sida, y a abortos inseguros que pueden ser letales.

Además, organizaciones como Amnistía Internacional alertan sobre la victimización de los menores en los conflictos armados, donde han dejado de ser testigos para convertirse en objetivos. Algunos caen en genocidios o son víctimas de un ataque indiscriminado contra civiles. Otros sufren los efectos de la violencia sexual, el hambre y las enfermedades asociadas a la guerra. Y miles son usados como combatientes.

La OIT estima que en los últimos años ha aumentado el número de niños trabajadores y ha disminuido el de las niñas a escala global. Pero infiere que, pese al aumento de la escolarización de las chicas en las zonas rurales, la verdadera razón es que ellas son empleadas en sectores de mayor invisibilidad.

Sin embargo, este organismo internacional sostiene que el trabajo infantil es un problema creciente en los países más pobres. La magnitud del problema se ha incrementado en África subsahariana, donde uno de cada cuatro niños y niñas entre 5 y 17 años trabaja, sumando un total de 48 millones.

Mientras, en Asia y el Pacífico lo hace uno de cada ocho. Pese a ello, esta región es la que concentra el mayor número de niños y niñas trabajadores en el grupo de edad de 5 a 14 años, con 127,3 millones en total, lo que supone el 19% de los niños y niñas que trabajan en la región.

En América Latina y el Caribe hay aproximadamente 17,4 millones de menores trabajadores, el 16% de la infancia en esta zona del mundo. Cifra similar a la de Oriente Medio y África del Norte, donde acude al tajo el 15% de los niños y niñas.

Pero tampoco las economías desarrolladas o en transición se libran de este fenómeno. Todas ellas juntas suman entre 2,4 y 2,5 millones de niños explotados.

COMENTA ESTA NOTICIA (0)

Espacio3
Suplemento semanal dedicado a la acción social, la economía solidaria y la cooperación al desarrollo. Se edita en colaboración con Obra Social La Caixa y se distribuye con la edición de los miércoles de El Periódico de Aragón.

Edita: Prensa Diaria Aragonesa. Hernán Cortés 37. 50005 Zaragoza.

Correo electrónico: suplementos@aragon.elperiodico.com
Periodicidad: semanal

Colabora:

https://www.elperiodicodearagon.com/noticias/espacio3/ninos-esclavos_1417886.html

Devastador impacto del COVID-19 para niños y niñas

Devastador impacto del COVID-19 para niños y niñas
Los gobiernos deberían mitigar los daños y proteger a los más vulnerables


Imprimir

Abril 9, 2020 Video
Kids Talk Coronavirus
Kids talk about the effects of the COVID-19 crisis on children.
(Nueva York) – La crisis originado por el COVID-19 podría tener un profundo y largo impacto negativo en los niños y las niñas de todo el mundo, señaló Human Rights Watch en un informe divulgado hoy. Es probable que las consecuencias sean devastadoras, a pesar de que los niños y las niñas que contraen COVID-19 parecen tener síntomas menos severos y tasas de mortalidad inferiores a los de otros grupos etarios.

Más de 1500 millones de estudiantes no están asistiendo a la escuela. Es probable que la pérdida generalizada de puestos de trabajo e ingresos y la inseguridad económica en las familias incremente los niveles de trabajo infantil, explotación sexual, embarazo adolescente y matrimonio infantil. Las tensiones que atraviesan las familias, sobre todo aquellas en cuarentena o confinamiento, están agudizando la incidencia de la violencia doméstica. Al aumentar la tasa de fallecimientos por COVID-19, más niños y niñas estarán en situación de orfandad y expuestos a explotación y abusos.

“Los riesgos que genera la crisis del COVID-19 para la infancia son inmensos”, destacó Jo Becker, directora de promoción de derechos de niños y niñas de Human Rights Watch. “Los gobiernos deben responder con urgencia adoptando medidas que protejan a los niños y las niñas durante la pandemia, y también evaluando cómo cerciorarse de que las acciones que realicen ahora contribuyan a asegurar en la mayor medida posible los derechos de la infancia una vez terminada la crisis”.
202002crd_global_covid

Un niño se lava las manos con jabón antibacteriano como medida preventiva contra la COVID-19, en la terminal portuaria Sadarghat, en Dacca, Bangladés, el 27 de marzo de 2020.DESPLEGAR
Un niño se lava las manos con jabón antibacteriano como medida preventiva contra la COVID-19, en la terminal portuaria Sadarghat, en Dacca, Bangladés, el 27 de marzo de 2020. © 2020 Zabed Hasnain Chowdhury/Sipa USA via AP Images
Para muchos niños y niñas, la crisis del COVID-19 implicará que la educación que reciban será limitada o nula, o que no puedan seguir el ritmo de avance de sus pares. Más del 91 % de los alumnos de todo el mundo ahora no están yendo a la escuela, debido al cierre de estas instituciones en al menos 188 países. La crisis ha puesto de manifiesto las marcadas disparidades entre los países en materia de preparación para emergencias, acceso a Internet de niños y niñas y disponibilidad de materiales de estudio. Si bien ahora han cobrado preponderancia las plataformas de aprendizaje en línea, numerosas escuelas públicas no están preparadas para usarlas y no tienen la tecnología ni los equipos para impartir clases en Internet. En casi la mitad del mundo no hay acceso a Internet.

Las tensiones adicionales que soportan las familias en relación con la crisis del COVID-19 –como pérdida de empleos, confinamiento excesivo y ansiedad por motivos de salud y económicos— agravan el riesgo de violencia en el hogar, entre parejas como la infligida en niños y niñas por sus cuidadores. El secretario general de las Naciones Unidas se ha referido a un aumento global “estremecedor” de la violencia doméstica vinculada con el COVID-19, y en algunos países se habría duplicado el número de llamados a líneas de ayuda. Es menos probable que se detecten casos de abuso infantil durante la crisis del COVID-19, dado que los organismos de protección infantil han limitado sus acciones de seguimiento para evitar propagar el virus y, con el cierre de las escuelas, los docentes tienen menos posibilidades de identificar signos de maltrato.

Los expertos estiman que la cantidad total de muertes por COVID-19 a nivel mundial podría llegar a ser de entre 10 y 40 millones de personas, e indefectiblemente muchos niños y niñas perderán a uno o ambos padres u otros cuidadores. Los niños huérfanos son particularmente vulnerables a la trata y otros tipos de explotación, como explotación sexual, ser obligados a mendigar, vender productos en las calles y otros tipos de trabajo infantil. Los niños de mayor edad a menudo abandonan la escuela para ayudar a mantener a hermanos más pequeños.

Es probable que la recesión económica global generada por la crisis del COVID-19, incluida la pérdida masiva de puestos de trabajo en todo el mundo, incremente las tasas de trabajo y matrimonio infantil. En todo el mundo, se estima que 152 millones de niños y niñas ya realizaban trabajo infantil antes de la pandemia del COVID-19, y 73 millones realizaban trabajos peligrosos. Según algunas investigaciones, hay una estrechar elación entre el trabajo infantil y las crisis económicas que sufren las familias, como las debidas a enfermedad, discapacidad o la pérdida del trabajo de uno de los padres.

La crisis del COVID-19 también acentúa el riesgo de explotación sexual infantil en Internet. Según indica Europol, diversos socios de aplicación de la ley han informado una “mayor actividad en línea de quienes buscan materiales relacionados con abuso infantil” como consecuencia del COVID-19. Los niños y las niñas pasan más tiempo en línea a causa del cierre de las escuelas y es probable que el aislamiento y el confinamiento hagan que se sientan ansiosos o solitarios y, en esa situación, sean más vulnerables a predadores en Internet.

Millones de niños y niñas se encuentran detenidos en el sistema de justicia, en detención por motivos inmigratorios o en orfanatos y otras instituciones. En muchos establecimientos, los niños y las niñas están muy cerca unos de otros, y tienen acceso limitado al agua y el saneamiento, lo cual puede facilitar la propagación de enfermedades infecciosas como el COVID-19. En estos contextos, el acceso a servicios médicos básicos también suele ser precario o insuficiente, y esto expone a los niños a mayores riesgos si se enferman.

A su vez, millones de niños y niñas refugiados, migrantes o desplazados internos viven en campamentos hacinados, centros de acogida informales o en asentamientos clandestinos, donde es prácticamente imposible cumplir con medidas de prevención básicas contra el COVID-19, como lavarse las manos regularmente o practicar el distanciamiento social.

Al desbordarse los sistemas de salud por efecto del COVID-19, es posible que los niños y las niñas dejen de recibir vacunas o pierdan el acceso a la atención de la salud esencial para preservar la vida. El menor acceso a tratamientos durante la crisis del ébola en África Occidental en 2014-2015 provocó un aumento drástico de las muertes por malaria, VIH/Sida y tuberculosos, incluso entre niños y niñas.

Human Rights Watch insta a los gobiernos a adoptar medidas urgentes para proteger los derechos de los niños y las niñas, incluidas las siguientes:

Asignar prioridad a las acciones tendientes a dar continuidad a la educación de todos los niños y niñas, empleando para ello todas las tecnologías que estén disponibles;
Brindar asistencia económica, incluidas las transferencias de efectivo, a familias de bajos ingresos que serán las primeras afectadas y las más gravemente golpeadas, para que puedan satisfacer necesidades básicas sin verse obligadas a recurrir al trabajo infantil o al matrimonio infantil;
Reducir al mínimo las perturbaciones en el acceso de niños y niñas a servicios de atención de la salud esenciales y vitales;
Intensificar los esfuerzos para identificar a niños y niñas que hayan quedado huérfanos a causa del COVID-19 y ampliar las redes de familias extendidas y de acogida;
Extender la educación pública, las campañas de sensibilización, los servicios de atención telefónica y otros servicios para niños y niñas expuestos a riesgos de violencia sexual en el hogar o explotación sexual en línea;
Transferir a niños y niñas privados de la libertad a una situación de cuidados familiares y asegurar medidas adecuadas de albergue y saneamiento para los niños y niñas refugiados, migrantes y desplazados internos.
Una respuesta a la crisis del COVID-19 que sea acorde con el reconocimiento de los derechos no solo mitigará el posible daño que pueda ocurrir durante la pandemia, sino que además ayudará a los niños y las niñas en el largo plazo, explicó Human Rights Watch. Ampliar el acceso a Internet que tienen los niños aumentará de manera general su posibilidad de consultar información y su capacidad de organizarse y expresarse.

Las crisis económicas asociadas con el COVID-19 podrían impulsar a los gobiernos a reaccionar fortaleciendo los derechos económicos y sociales y las protecciones sociales para las comunidades de bajos recursos y las familias vulnerables. A largo plazo, estos pasos pueden mejorar la seguridad alimentaria y reducir las tasas de pobreza, trabajo y matrimonio entre los niños y las niñas.

“La pandemia del COVID-19 ha puesto al descubierto los graves desatinos en las protecciones que muchos países dan a los niños y las niñas, como la atención de la salud y los sistemas de protección social inadecuados, hacinamiento en establecimientos de detención y la falta de planes de emergencia para cuando se produce un cierre masivo de escuelas”, indicó Becker. “Lo que decidan ahora los gobiernos no solo será crucial para mitigar los perjuicios más serios de la pandemia, sino además para beneficiar a los niños y las niñas en el largo plazo”.
https://www.hrw.org/es/news/2020/04/09/devastador-impacto-del-covid-19-para-ninos-y-ninas

Muchas mujeres no puede tomar decisiones de salud reproductiva

Muchas mujeres no puede tomar decisiones de salud reproductiva
image1170x530cropped
Una comadrona examina a una mujer embarazada en Sierra Leona. Foto: UNICEF/Kate HoltONU/Logan Abassi
Una comadrona examina a una mujer embarazada en Sierra Leona. Foto: UNICEF/Kate Holt

2 Abril 2020
Mujer
Según los datos de 57 países, una cuarta parte de las mujeres no puede decidir si quiere recibir servicios de salud y el 10% no tiene autonomía para decidir sobre el uso de anticonceptivos, revela un informe, que también alerta del retroceso registrado en muchos países con respecto a las decisiones de las mujeres sobre sus cuerpos.

Los hallazgos del primer informe de carácter global que se hace sobre el poder de decisión de las mujeres sobre sus cuerpos son terriblemente desalentadores, indicó el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).

Según los datos de 57 países que sirvieron de base para el estudio elaborado por esa agencia, un 25% de las mujeres no puede decidir sobre su acceso a servicios de salud, un 25% no puede negarse a tener sexo con su esposo o pareja y el 10% no puede tomar decisiones con respecto al uso de anticonceptivos.
La cifra de mujeres que puede tomar decisiones en esos tres campos alcanza apenas el 55%, revela el documento.

Por si fuera poco, en más del 40% de estos países el poder de decisión de las mujeres no mejora e incluso retrocede. Un ejemplo es Benín, donde el 41% podía decidir en 2006, mientras que en 2018 sólo el 36% puede hacerlo.

[Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android. O subscríbete a nuestro boletín.]
El caso de Haití
Una mujer camina en una calle inundada en Puerto Príncipe, Haití, después de que el Huracán Sandy dejara daños en la isla caribeña.
Una mujer camina en una calle inundada en Puerto Príncipe, Haití, después de que el Huracán Sandy dejara daños en la isla caribeña.
Entre los países analizados, el informe expone el caso de Haití, donde las mujeres difícilmente hablan, de acuerdo con la experiencia de la doctora Lise Marie DeJean, quien impartía talleres sobre salud reproductiva a las parejas en el sureste del país. “Siempre era el hombre el que hablaba”, recuerda.

El UNFPA indicó que más del 20% de las haitianas no tiene autonomía para tomar decisiones sobre su salud. La misma proporción no puede negarse a tener sexo con su pareja y el 7% no puede decidir en cuanto a métodos anticonceptivos. El 59% puede decidir sobre estos tres aspectos.

La pobreza y el aislamiento rurales empeoran la situación. La doctora DeJean señala que en dos localidades remotas del área donde trabajaba eran los hombres campesinos quienes se le acercaban a preguntarle sobre opciones anticonceptivas para sus esposas. “Es decir, cuando las mujeres usaban algún método, era por decisión de los hombres, lo que refleja una falta de autonomía de las mujeres”, recalcó.

El nuevo informe del UNFPA presenta un sistema para medir hasta qué punto los Gobiernos implementan las leyes que protegen el acceso de las mujeres a los servicios e información sobre salud sexual y reproductiva.

Mali
En Mali, otro de los países enumerados en el estudio, existe una gran brecha entre la ley y la realidad: cuenta con el 79% de las medidas legales que protegen la autonomía de decisión de las mujeres en cuanto a salud sexual, reproductiva y cuidados maternales; sin embargo, en la práctica no son suficientes para que ejerzan su derecho a un embarazo y parto seguros, por ejemplo.

El análisis subraya que en más de cien países no existen datos disponibles sobre el poder de decisión de las mujeres o sobre las leyes que garantizan su acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva.

“Es muy urgente que se recolecten datos tanto en los países de renta media como de ingresos altos para observar el grado de cumplimiento del compromiso con el acceso universal a la salud sexual y reproductiva y a los derechos reproductivos”, puntualizo Mengjia Liang, especialista del UNFPA en datos y coautora del informe.

La agencia de la ONU recalcó que es imperativo redoblar inmediatamente los esfuerzos para que las mujeres ejerzan sus derecho
https://news.un.org/es/story/2020/04/1472252?utm_source=Noticias+ONU+-+Bolet%C3%ADn&utm_campaign=c0706e5a5b-EMAIL_CAMPAIGN_2020_04_03_12_00&utm_medium=email&utm_term=0_e7f6cb3d3c-c0706e5a5b-106890757

ODS3. El virus del COVID-19 llega a los campamentos de refugiados y desplazados

ODS3. El virus del COVID-19 llega a los campamentos de refugiados y desplazados
World Vision solicita agilizar los fondos para apoyar los sistemas y servicios de protección infantil que les permitan responder a los efectos de COVID-19

01-04-2020
Corresponsables (@Corresponsables)
refugiados_sirios_en_el_libano

Actualmente se están empleando grandes recursos para poner en práctica medidas esenciales de prevención y control ante la propagación de COVID-19. Esta situación causa la interrupción de los sistemas de protección infantil en los campos de refugiados y otros contextos frágiles donde viven algunos de los niños más vulnerables del mundo, colocándoles en una posición de riesgo sin precedentes.

30 millones de niños viven lejos de sus hogares al ser obligados a huir debido a conflictos, violencia y persecución en distintos puntos del mundo. Los menores viven en condiciones precarias e inseguras en países de bajos ingresos y frágiles. El impacto de la restricción en la libertad de movimiento y la suspensión o alteración de la ayuda humanitaria en estos niños vulnerables debe entenderse como una emergencia y por tanto proceder a responder de manera inmediata.

“La alta densidad de población y las condiciones de vivienda inadecuadas, incluidos los asentamientos urbanos, informales y sobrepoblados, significan que las medidas para prevenir y responder a COVID 19, como la cuarentena y el distanciamiento social, simplemente no son posibles. Por lo tanto, las poblaciones obligadas a vivir en esos lugares tendrán dificultades para protegerse del coronavirus”, explica la Directora Global de Operaciones Humanitarias de World Vision International, Isabel Gomes.

“Además de esto, los menores ya no pueden acceder a muchos de los servicios que estaban disponibles antes de este brote. COVID-19 amenaza no solo con afectar directamente a los niños y niñas, sino que también actúa como un importante multiplicador de amenazas a la protección infantil, como violencia física y sexual, explotación y abuso, matrimonio infantil, trabajo infantil y violencia de género. También es probable que esta pandemia aumente el número de menores separados y no acompañados, ya que los cuidadores mayores tienen un alto riesgo de mortalidad por el virus”.

World Vision está trabajando sobre el terreno en áreas urbanas abarrotadas, campamentos de alto riesgo y con países de acogida para prevenir la transmisión del virus y mitigar los efectos invisibles en los más vulnerables. El equipo de respuesta de la ONG World Vision está introduciendo medidas preventivas como kits de higiene, mascarillas y desinfectante de calidad, capacitación en saneamiento, protección y educación.

“Como siempre, nuestro objetivo principal es proteger a los niños vulnerables y sus familias de los efectos catastróficos de COVID-19 que habíamos predicho. Además de ampliar nuestras acciones directas, como la capacitación en higiene y saneamiento, también estamos trabajando con líderes religiosos y gobiernos para combatir la desinformación y alentar un enfoque en los más vulnerables, en particular sobre la limitación de acceso a extranjeros en muchos países de acogida”.

World Vision está pidiendo a la comunidad internacional que priorice la financiación destinada a la pandemia de COVID-19 para la protección de los niños y que también priorice a las poblaciones de refugiados afectados por conflictos, desplazados internos y refugiados en sus respuestas. Los programas de prevención y respuesta COVID-19, incluidos los servicios de salud y saneamiento, también deben estar disponibles para todos los niños y las comunidades, independientemente de su condición. Deben establecerse mecanismos de educación alternativos de inmediato y los servicios de educación tradicionales deben estar disponibles tan pronto como sea seguro hacerlo.

“Si bien debemos emplear nuevos métodos para abordar una epidemia en evolución y restricciones cada vez más estrictas, los esfuerzos de World Vision para proteger a los refugiados y las comunidades de desplazados internos, en particular los niños y sus familias, siguen adelante a pesar de los desafíos. Es vital que el mundo proteja a estos niños de soportar la carga de este virus y seguimos instando a los líderes mundiales y al gobierno a los gobiernos a unirse en una respuesta unificada conjunta”, tranmite el comunicado de World Vision.

https://www.corresponsables.com/actualidad/ods3-covid19-campamentos-refugiados-desplazados-coronavirus

El enigma de las pocas muertes por coronavirus en Alemania

Adjunto este articulo publicado en la Vanguardia del domingo 22 de marzo

El enigma de las pocas muertes por coronavirus en Alemania
140
Detección temprana, fortaleza hospitalaria y relativa juventud de la mayoría de infectados podrían explicar la actual proporción de fallecidos
Coronavirus en España: Última hora, en directo
El enigma de las pocas muertes por coronavirus en Alemania
enigma aleman
Personas en bicicleta y paseando ayer sábado en el parque Volkspark Friedrichshain de Berlin (CLEMENS BILAN / EFE)
MARÍA-PAZ LÓPEZ 22/03/2020 07:12 | Actualizado a 22/03/2020 16:12
En esta Europa sobrecogida por el avance del coronavirus, despierta perplejidad el singular enigma de Alemania, donde junto a un ritmo de propagación del Covid -19 relativamente similar al de otros países europeos, hay sin embargo menos personas fallecidas. Las cifras son distintas en función de cuál de las dos fuentes estadísticas más citadas por profesionales y medios se analice, pero en algo sí coinciden ambas: pocos muertos en comparación con el número de infectados.

El Instituto Robert Koch (RKI), organismo encargado del control y prevención de enfermedades, contabilizaba ayer 16.662 casos y 46 muertes. Mientras, las estadísticas que confecciona la estadounidense Johns Hopkins University atribuían a Alemania 21.652 casos y 73 fallecidos.

Tasa de letalidad
La tasa de letalidad según las cifras del RKI alemán es ahora del 0,27%, muy inferior a la de Francia, que ronda el 3,4%; España, en torno al 5%; o Italia, con el 8,3%. Virólogos y otros especialistas manejan varias hipótesis para intentar explicar la excepción alemana. “Es difícil de desentrañar; no tenemos una verdadera respuesta, se trata probablemente de una combinación de distintos factores”, admitió esta semana Richard Pebody, jefe del equipo de gestión de infecciones de alto riesgo de la oficina europea de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los responsables alemanes de la lucha contra el coronavirus consideran que ello se debe en buena medida a la detección precoz, y al potente sistema de laboratorios y hospitales del país. Pero ellos mismos alertan de que, conforme la epidemia crezca, la letalidad irá aumentando. “Por supuesto que más gente morirá aquí también, y tendremos muchos más enfermos graves”, avisó Lothar Wieler, presidente del RKI, a mediados de marzo.

Detección precoz
“En nuestro país, encontramos la enfermedad muy pronto; desde el principio íbamos avanzados en materia de diagnóstico, de detección”, dijo Christian Drosten, director del Instituto de Virología del hospital Charité de Berlín, en una de las comparecencias rutinarias ante la prensa para informar de la evolución del Covid-19. El primer caso detectado trascendió el 27 de enero en Baviera: un empleado de una empresa se contagió de una empleada china que había viajado para unas jornadas de formación. El RKI informó el 9 de marzo de las primeras dos muertes.

Ya desde enero, cuando la penetración del virus era aún primaria, y gracias a la red de laboratorios independientes, se hicieron pronto muchos tests, que habrían permitido a los médicos diagnosticar y aislar en seguida en cuarentena a pacientes. “La capacidad en Alemania es muy significativa; podemos realizar más de 160.000 tests por semana, y eso puede aumentar más”, dijo Lothar Wieler a la prensa esta semana. Existe incluso la posibilidad de hacerse el test en ambulatorios móviles, bajando la ventanilla del coche.

Grandes recursos
También influyen las 25.000 camas equipadas con respirador en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) que tiene Alemania, con lo que los pacientes con síntomas graves pudieron y pueden ser hospitalizados y aislados rápidamente. Gobierno federal y länder anunciaron además que en las próximas semanas aspiran a duplicar ese número de camas. Esta semana encargaron la fabricación de 10.000 respiradores a una empresa alemana.

Pero un factor muy relevante ha sido la edad. En comparación con Italia, por ejemplo, en Alemania el coronavirus afectó desde el inicio a gente relativamente joven y en buen estado de salud, con más opciones de salvarse. “Más del 70% de las personas infectadas hasta ahora tienen entre 20 y 50 años”, aclaró Lothar Wieler. De hecho, muchos de los primeros infectados fueron turistas alemanes que regresaban de esquiar en Italia o en Austria.

¿Explicación estadística?
Y se cita también un factor de tipo estadístico, invocado por Giovanni Maga, director del Instituto de Genética Molecular (IGM) del Consejo Nacional de Investigaciones de Pavía (Italia), en una entrevista con Euronews. Maga se declaró extrañado por que en Alemania no se hagan tests de coronavirus post mortem, y arguyó que, si una persona muere en cuarentena en su casa y no en el hospital, es muy probable que no figure en las estadísticas de fallecidos por Covid-19. Preguntado al respecto por Afp, un portavoz el Instituto Robert Koch descartó ese escenario. “No creemos que los tests post mortem sean un factor decisivo; partimos del principio de que los pacientes son diagnosticados antes de morir”, dijo.

Sea como fuere, como se desprende de sus declaraciones, los responsables del control de la pandemia en Alemania temen un salto delante en las cifras de difuntos.
El enigma de las pocas muertes por coronavirus en Alemania
140
Detección temprana, fortaleza hospitalaria y relativa juventud de la mayoría de infectados podrían explicar la actual proporción de fallecidos
Coronavirus en España: Última hora, en directo
El enigma de las pocas muertes por coronavirus en Alemania
Personas en bicicleta y paseando ayer sábado en el parque Volkspark Friedrichshain de Berlin (CLEMENS BILAN / EFE)
MARÍA-PAZ LÓPEZ 22/03/2020 07:12 | Actualizado a 22/03/2020 16:12
En esta Europa sobrecogida por el avance del coronavirus, despierta perplejidad el singular enigma de Alemania, donde junto a un ritmo de propagación del Covid -19 relativamente similar al de otros países europeos, hay sin embargo menos personas fallecidas. Las cifras son distintas en función de cuál de las dos fuentes estadísticas más citadas por profesionales y medios se analice, pero en algo sí coinciden ambas: pocos muertos en comparación con el número de infectados.

El Instituto Robert Koch (RKI), organismo encargado del control y prevención de enfermedades, contabilizaba ayer 16.662 casos y 46 muertes. Mientras, las estadísticas que confecciona la estadounidense Johns Hopkins University atribuían a Alemania 21.652 casos y 73 fallecidos.

Tasa de letalidad
La tasa de letalidad según las cifras del RKI alemán es ahora del 0,27%, muy inferior a la de Francia, que ronda el 3,4%; España, en torno al 5%; o Italia, con el 8,3%. Virólogos y otros especialistas manejan varias hipótesis para intentar explicar la excepción alemana. “Es difícil de desentrañar; no tenemos una verdadera respuesta, se trata probablemente de una combinación de distintos factores”, admitió esta semana Richard Pebody, jefe del equipo de gestión de infecciones de alto riesgo de la oficina europea de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los responsables alemanes de la lucha contra el coronavirus consideran que ello se debe en buena medida a la detección precoz, y al potente sistema de laboratorios y hospitales del país. Pero ellos mismos alertan de que, conforme la epidemia crezca, la letalidad irá aumentando. “Por supuesto que más gente morirá aquí también, y tendremos muchos más enfermos graves”, avisó Lothar Wieler, presidente del RKI, a mediados de marzo.

Detección precoz
“En nuestro país, encontramos la enfermedad muy pronto; desde el principio íbamos avanzados en materia de diagnóstico, de detección”, dijo Christian Drosten, director del Instituto de Virología del hospital Charité de Berlín, en una de las comparecencias rutinarias ante la prensa para informar de la evolución del Covid-19. El primer caso detectado trascendió el 27 de enero en Baviera: un empleado de una empresa se contagió de una empleada china que había viajado para unas jornadas de formación. El RKI informó el 9 de marzo de las primeras dos muertes.

Ya desde enero, cuando la penetración del virus era aún primaria, y gracias a la red de laboratorios independientes, se hicieron pronto muchos tests, que habrían permitido a los médicos diagnosticar y aislar en seguida en cuarentena a pacientes. “La capacidad en Alemania es muy significativa; podemos realizar más de 160.000 tests por semana, y eso puede aumentar más”, dijo Lothar Wieler a la prensa esta semana. Existe incluso la posibilidad de hacerse el test en ambulatorios móviles, bajando la ventanilla del coche.

Grandes recursos
También influyen las 25.000 camas equipadas con respirador en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) que tiene Alemania, con lo que los pacientes con síntomas graves pudieron y pueden ser hospitalizados y aislados rápidamente. Gobierno federal y länder anunciaron además que en las próximas semanas aspiran a duplicar ese número de camas. Esta semana encargaron la fabricación de 10.000 respiradores a una empresa alemana.

Pero un factor muy relevante ha sido la edad. En comparación con Italia, por ejemplo, en Alemania el coronavirus afectó desde el inicio a gente relativamente joven y en buen estado de salud, con más opciones de salvarse. “Más del 70% de las personas infectadas hasta ahora tienen entre 20 y 50 años”, aclaró Lothar Wieler. De hecho, muchos de los primeros infectados fueron turistas alemanes que regresaban de esquiar en Italia o en Austria.

¿Explicación estadística?
Y se cita también un factor de tipo estadístico, invocado por Giovanni Maga, director del Instituto de Genética Molecular (IGM) del Consejo Nacional de Investigaciones de Pavía (Italia), en una entrevista con Euronews. Maga se declaró extrañado por que en Alemania no se hagan tests de coronavirus post mortem, y arguyó que, si una persona muere en cuarentena en su casa y no en el hospital, es muy probable que no figure en las estadísticas de fallecidos por Covid-19. Preguntado al respecto por Afp, un portavoz el Instituto Robert Koch descartó ese escenario. “No creemos que los tests post mortem sean un factor decisivo; partimos del principio de que los pacientes son diagnosticados antes de morir”, dijo.

Sea como fuere, como se desprende de sus declaraciones, los responsables del control de la pandemia en Alemania temen un salto delante en las cifras de difuntos.

Nota: No dejo de estar de acuerdo con Maria Paz Lopez, pero quisiera incluir otro factor no considerado en dicho articulo: Los latinos a diferencia de los germanos somos muy dados al contacto humano, nos damos las amos, abrazamos a los amigos y somos dados a besar a los niños y los amigos o amigas. Siendo esto un evidente foco parala transmisión de la enfermedad.